Ángel Rodríguez, el gol llega de Tenerife

Ángel Rodríguez Díaz, Tenerife, 26-04-1987. Este delantero goleador parece haber encontrado en Getafe el punto de madurez para ser uno de los principales goleadores de la liga española. Tras destacar en el filial del Tenerife, David Amaral le da la alternativa en el primer equipo cuando apenas contaba con 19 años de edad. En su debut frente al Murcia anotó el 3-1 definitivo. Al curso siguiente vive dos cesiones a los filiales de Real Madrid y Osasuna respectivamente, volviendo al Tenerife ya con el dorsal 9 y fichando de pleno derecho del primer equipo blanquiazul. Militó dos temporadas en el Elche, ascenso a primera incluido. Su buen hacer le valió para que el Levante lo incorporase en la temporada histórica del club granota, con participación en la Europa League.

Entre las temporadas 2010/11 y la 2013/14 alternó entre el club levantino y el ilicitano, arribando al Eibar en el primer año de Mendilíbar en el cuadro armero, pero las lesiones y la explosión de Sergi Enrich le impiden ofrecer su nivel habitual. Se marchó a Zaragoza para jugar allí dos años (2015/160 y 2016/17), logrando  unos registros goleadores notables, pero la mala situación que atravesaba el cuadro maño resulta en temporadas nefastas donde se coquetea con el descenso a 2º B. En la vuelta del Getafe a la máxima categoría, Bordalás -que ya lo tuvo en Elche- lo incorpora para el proyecto azulón de afianzarse en la liga de las estrellas. Junto con Jorge Molina forma un tándem en el ataque del Coliseum que ha llevado al Getafe a conseguir su objetivo con muchas jornadas de antelación.

Ángel es un delantero al que le gusta asociarse, jugando muy bien de espaldas y con mucha inteligencia táctica a la hora de moverse en el área. Es un futbolista intuitivo, un caza goles nato con buena punta de velocidad. Con espacios también sabe desenvolverse a las mil maravillas, como demuestran sus actuaciones en escenarios del calibre del Camp Nou.

Parece que a sus 31 años la madurez y la explosión le han llegado de forma tardía, pero quién sabe si en años venideros no llevará a su equipo a luchar por cotas más altas. Está en el lugar adecuado (club, proyecto, entrenador) y parece que Ángel es de esa estirpe de jugadores como su compañero Molina, Aduritz o Gabi que, al igual que el vino, mejoran con los años.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail