El Ajax logra ventaja con su fútbol arriesgado en casa de un Tottenham que fue mejorando (0-1)

Tottenham: Lloris; Trippier-Alderweireld-Sánchez-Vertonghen-Rose;  Eriksen-Wanyama-Dele; L. Moura-F. Llorente.

Ajax: Onana; Veltman-Blind-De Ligt-Tagliafico; Schone-Van De Beek-De Jong; Ziyech-Tadic-Neres.

  • Las claves
    • El Ajax fue más peligroso en el área
    • La lesión de Vertonghen y la entrada de Sissoko cambiaron la tónica
    • El Tottenhan no concretó sus acercamientos de la segunda parte

La primera semifinal de la Champions, disputada en Londres, mostró a dos equipos muy sólidos en lo táctico y físicamente bien preparados. Pochettino sacó a los locales en un 5-3-2 con dos laterales abiertos y la responsabilidad defensiva sobre Wanyama, para que el trío formado por Dele, L. Moura y F. Llorente pudieran dedicarse a buscar espacios y culminar en el juego vertical. Por detrás llegaba Eriksen, que corrió en ambos sentidos para aportar creatividad tanto a la salida del balón como en el último pase. En realidad, Dele jugaba defensivamente en el centro del campo para tapar la banda, quedando L. Moura por detrás de Llorente, quien era el delantero fijo de referencia. En faceta defensiva los laterales bajaban para formar línea de cinco y los interiores vigilaban a Schone, normalmente el más retrasado del rival para sacar la pelota.

Tottenham Ajax 30-04-19 01

Ten Hag no cambió su estilo, jugando en un 4-3-3 muy dinámico donde Schone y De Jong empezaban las acciones intercambiando puestos según la presión contraria, Van de Beek cubría todo a ambos lados de la divisoria y Tadic, Neres y Ziyech alternaban posiciones y se asociaban para crear ocasiones. La defensa holandesa era más incómoda porque el trabajo era más activo y empezaba más cerca de Lloris, lo que provocó varias pérdidas rivales. Su idea de juego también era más compleja, pero es evidente que a estas alturas de la temporada los jugadores la tienen asimilada y la ejecutan a la perfección.

El duelo empezó con mucha tensión. Vigilancias, presión y despliegue físico con carreras para acompañar los ataques o forzar robos, pero el Ajax ejercitó de nuevo su paciencia y a los diez minutos ya dominaba el partido, con posesiones mucho más largas. No es que el Tottenhan no defendiera, pero los neerlandeses lucieron un juego rápido a un toque y siempre priorizaron buscar el mejor pase, tanto en medio campo como cerca del área, y eso le dio más calidad a sus acciones. La medular inglesa no podía detener al Ajax, cuya movilidad constante para recibir propició espacios que no tardaron en usar los puntas o en recorrer los interiores. La jugada fundamental fue exactamente así, con Ziyech recibiendo en la frontal tras unos segundos de toque con sus compañeros, éste levantando la cabeza y filtrando para Van De Beek, que batió con mucha calma a Lloris (0-1, min 15).

El campo se le hacía larguísimo al Tottenham, que no sabía cómo escapar del juego tulipán, y el Ajax rozó el segundo en llegadas elaboradas pero veloces, con centros laterales y remate –preferentemente por bajo- y combinaciones al borde de la frontal con disparo o centros altos. Los londinenses no salían, sus mediocentros apenas la tocaban y los carrileros no podrían subir. El mayor peligro lo provocaron en las faltas que, aunque lejanas, fueron ejecutadas con clase por Trippier; y por Llorente, que cabeceó o controló todos los balones aéreos que le lanzaron.

Pochettino estaba viendo los problemas y decidió adelantar a Rose, pasando a defensa de cuatro, como doble pivote con Wanyama. Sin embargo, una acción fortuita con lesión de Vertonghen en un choque de cabezas hizo que el belga se marchara y entrara Sissoko. El estilo del recién incorporado, físico y con personalidad, y el parón en el juego favorecieron al Tottenham, que tomó un poco de aire antes del descanso.

Tottenham Ajax 30-04-19 02

A la vuelta de vestuarios las cosas cambiaron, con los locales siendo más agresivos y pisando mucho campo rival. El Ajax no tenía tanta posesión gracias al despliegue de Sissoko, que también subía para rematar o chutar fuera del área y supuso un problema para los holandeses. Lucas Moura, que había mostrado la mayor capacidad inventiva al principio, pudo contactar más regularmente con la pelota y elaborar aproximaciones. Las carreras de los laterales por fin se notaron ofensivamente y los centros fueron una herramienta útil para buscar el empate.

El Ajax no se desorganizó, pero atrás hubo mucho más trabajo y Onana hizo algunas salidas a balones altos que transmitieron dudas a la zaga. Ten Hag inrodujo a Mazraoui por Schone, quedando el marroquí en punta con Tadic y siendo Ziyech quien retrasara su posición. Los holandeses no recuperaron la voz cantante, pero contuvieron el empuje local. Los últimos minutos fueron igual de peleados, con ambos conjuntos comprometidos con la eliminatoria y sin muestras de agotamiento físico. Quizá la pega fue que nadie pudo modificar el desenlace gracias a los cambios y algún jugador distinto podría haber marcado diferencias.

Muy buen partido de semifinales entre dos escuadras trabajadas y de calidad en el que el Ajax se vuelve a casa con una ventaja que puede ser trascendental.

Fotos: uefa.com / tottenhanhotspur.com

[feather_share]

Comparte este artículo