El Atlético de Madrid gana la Supercopa de Europa siendo resolutivo en las áreas contra un R. Madrid de toque pero más endeble (2-4)

R. Madrid: K. Navas; Carvajal-Varane-Ramos-Marcelo; Bale-Casemiro-Kroos-Asensio; Isco-Benzema.

Atl. Madrid: Oblak; Juanfran-Savic-Godín-L. Hdez; Lemar-Saúl-Rodri-Koke; Griezmann-D. Costa.

  • Las claves
    • La presión alta rojiblanca les dio ventaja inicial con gol incluido
    • El R. Madrid se sobrepuso al tanto alrededor del balón
    • Los fallos defensivos dieron el segundo gol a cada equipo
    • El Aleti jugó mucho mejor los minutos finales, siendo decisivos en área rival y contundente en la propia
    • Cuando el R. Madrid dominó el juego no concretó su superioridad en goles

Julen Lopetegui sacó un once sin ningún fichaje, pero con un sistema algo inesperado por los titulares. Fue un 4-4-2 con Bale pegado a banda izquierda e Isco por detrás de Benzema y actuando a la vez de centrocampista creativo. La presión se realizó de forma progresiva y al principio fue más posicional que de acoso físico al poseedor del balón. En ataque le costó a los blancos enlazar jugadas, pero con el revulsivo de Marcelo desde su carril y las apariciones rápidas de Asensio y Bale los madridistas respondieron a la ventaja colchonera. El R. Madrid dejó detalles del nuevo entrenador sin fragmentarse por el centro, con labores defensivas más organizadas y queriendo tocar más veces el balón.

Diego Simeone vio el choque desde la grada, pero no cambió su 4-4-2 salvo por dos novedades: Rodri en el mediocentro y Lemar de extremo derecho. El físico atlético y la presión alta fueron mucho más intensos de inicio y eso dio el protagonismo al campeón de Europa League. Juanfran fue el lateral ofensivo y Lemar le ayudó en la faceta defensiva, aunque en ataque vimos poco al nuevo fichaje rojiblanco en la primera parte. Rodri se desenvolvió con su calidad acostumbrada, bien acoplado al ritmo de su nuevo equipo y con criterio para distribuir o conducir. La banda zurda fue menos incisiva por el estilo de Koke, que partía de interior por aquel lado y es menos desbordante aunque muy combinativo.

Real Madrid Atletico Madrid 15-08-18 01

De todas formas, la colocación sobre el césped no tuvo mucho que ver en el primer gol en el que D. Costa recibió un centro largo desde la defensa que prolongó de cabeza para superar a Ramos y, arrancando con potencia a la salida un poco lenta de Varane, remachó con un trallazo con la derecha por encima de Navas (0-1, min 1). Los blancos tardaron en aclarar las ideas, con poco espacio y molestados continuamente por le presión alta colchonera, muy incómoda cerca del propio área. Marcelo se asomó por la izquierda un par de veces seguidas e Isco tomó la responsabilidad de contemporizar y después de varios minutos las posesiones del R. Madrid cobraron un sentido más claro. Kroos también tocó más balones y Carvajal apareció por la derecha, a lo que los rojiblancos respondieron con un repliegue perfecto y coberturas excelentes de los centrales.

Los duelos individuales fueron otra fuente de peligro para los campeones de Champions, encarnadas en Asensio y Bale, capaces de mezclar velocidad con calidad en el pase. El galés dio el empate en una cabalgada por la derecha en la que sirvió un centro largo a Benzema, que se adelantó a su marcador para cabecear cruzado (1-1, min 27). De nuevo Bale vio bien a Asensio en una salida rápida, pero el balear controló por no finalizar con la derecha y la ocasión se perdió. El encuentro lo manejaban ahora los blancos y al Atleti le faltó enseñar las uñas en alguna contra, que casi no se produjeron hasta que el colegiado señaló el descanso.

El segundo tiempo empezó con el Atleti subiendo el tono y pisando mucho más terreno rival que en el final del primer periodo, pero sin saber avanzar con eficacia por las bandas y cargando mucho el centro. Los entrenadores movieron pronto el banquillo y simultáneamente entraron Modric por Asensio y Correa por Griezmann. Lopetegui colocó a Isco por la izquierda, más liberado de la construcción por el croata y con más opciones de conducir y dar el último pase. Correa ocupó el puesto del cansadísimo Griezmann y Lemar quedó en la banda derecha, pero apareciendo más con tendencia a irse hacia el centro casi como mediapunta puro. El segundo gol madridista llegó en un córner en el que el balón tocó la mano de Juanfran. El penalti lo tiró Ramos abajo engañando a Oblak (2-1, min 62).

Con estas variaciones el Atlético tuvo algo más de posesión en la medular, pero las aproximaciones al área no se tradujeron en remates claros durante buena parte del tiempo y los blancos buscaban los contraataques. Entró Vitolo en la banda derecha, Koke quedó junto a Saúl y los del Cholo ganaron en presencia en ataque. El partido era bastante más de ida y vuelta ahora, con los conjuntos queriendo marcar en ráfagas rápidas y en pocos toques verticales mirando a portería. En uno de los acercamientos colchoneros Marcelo mantuvo el esférico en el campo para no regalar un saque de banda, pero Correa se metió en el área y cedió atrás para que D. Costa hiciera su segunda diana tras el pase de la muerte (2-2, min 79).

Real Madrid Atletico Madrid 15-08-18 02

Ceballos tuvo que entrar por una lesión muscular de Casemiro y el R. Madrid pobló más el bloque central a expensas de estrechar el campo, hasta que L. Vázquez sustituyó a un agotado Isco. La mejoría atlética obligó al R. Madrid a bajar el ritmo, tocando más el balón para protegerse de los arreones rivales, cuya intensidad había vuelto a aumentar. En el último cuarto de hora ambos equipos optaron por no arriesgar en exceso, pensando en una prórroga para la que el Atlético se preparó metiendo a Thomas por Lemar. Marcelo casi compensa su error en la última carrera del partido, pero su intento de chilena resultó fallido.

El tiempo extra lo encaró el R Madrid con mucha posesión y con L. Vázquez pegado a la banda y participando con muchos centros al área. El peso del juego lo llevaban los de Lopetegui con muchos hombres pisando en campo contrario y pasando por el centro del campo cada vez que había que reiniciar las acciones. Pero una acción de robo de D. Costa sobre Varane terminó en las botas de Thomas, que pasó a la frontal para que Saúl firmara una volea preciosa al fondo de las mallas (2-3, min 98). Costa estaba pletórico y tras otra pugna con los defensas entró en el área por la derecha, pasó atrás y Correa dejó que Koke cruzara por bajo el cuarto (2-4, min 104).

El último cambio blanco fue Mayoral por Kroos, pero la dinámica era claramente favorable al Atlético porque ahora contaban con muchos espacios y la comodidad psicológica de dos goles. Las ganas de hacer más goles no se acompañaron de precisión para ejecutarlas y el marcador no se movió más.

El Atlétio de Madrid se lleva un título europeo tras ganar una final continental al que ha sido su bestia negra, el R. Madrid.

Fotos: www.uefa.com / www.atleticodemadrid.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail