El Barcelona termina mucho mejor que el Sevilla y se lleva la ida de la Supercopa (0-2)

Sevilla: S. Rico; Mariano-Rami-Mercado-Escudero; Vitolo-Kiyotake-Kranevitter-N’Zonzi; Vázquez-Vietto.

Barcelona: C. Bravo; S. Roberto-Piqué-Mascherano-Mathieu; Rakitic-Busquets-Iniesta-A. Turan; Messi-L. Suárez.

En el Sánchez Pizjuán se disputó la ida del primer torneo nacional de la temporada, la Supercopa de España. El Sevilla de Sampaoli saltaba a la palestra por segunda vez este verano en competición oficial ante otro mastodonte de la liga, el FC Barcelona. El técnico argentino cambió tanto esquema como táctica respecto a su antecesor, Unai Emery. La formación fue el 4-4-2 con Mercado de central improvisado por las bajas junto a Rami; N’Zonzi tirado a la izquierda y Vázquez y Vietto de punta de ataque. Los andaluces ejercían una presión muy alta a la salida del balón rival y no ahorraron energías en llenar todo el campo para dificultar el juego culé.

Luis Enrique también modificó su Barcelona, jugando con un menos habitual 4-4-2 con dos futbolistas en banda de perfiles diferentes. Arda Turan ocupó la izquierda, pero no estuvo nada acertado para corresponder la confianza enconada de su entrenador, mientras que Rakitic fue de menos a más, aprovechando sus mejores cualidades en la segunda mitad, cuando la mayor posibilidad de jugar en velocidad dieron más posibilidades de pases rápidos.

Sevilla Barcelona 14-08-16 01

El Sevilla rápidamente tomó el control de la situación a base de esfuerzo y achicando espacios en la medular, sin dejar circular al Barcelona. Eso no significa que los blaulgranas no llegaran, pero los centrales sevillistas hicieron un buen partido y Sergio Rico estuvo espectacular. De hecho, el portero paró un mano a mano a L. Suárez tras aguantar de pie y tirarse muy abajo. El gran dominio posicional local no se concretó en ocasiones demasiado claras, puesto que la conexión con el ataque no fue muy brillante, quizá echando en falta la calidad del traspasado Banega y a falta de compenetrar el remodelado equipo sevillano.

Vitolo fue el mejor en la parcela ofensiva, con carreras pegado a la banda, regates hacia dentro y apareciendo tanto en el área rival como en ayudas a Mariano. Vázquez y Vietto no lograron ser determinantes y no dispusieron de oportunidades claras. Lo que sí consiguió el Sevilla con su empuje fue embotellar al Barça y sacar varios córners, siempre cerrados y al corazón del área.

Foto_externa Vitolo 01

El Barcelona sufrió en la primera mitad, lastrado por dos lesiones precoces que forzaron dos cambios: primero Mathieu por Digne y poco después D. Súarez por Iniesta. Las luces visitantes se apagaban por las bandas, salvo que subieran los carrileros, pero Busquets e Iniesta (y luego D. Súarez) fueron más clarividentes. El verdadero peligro del Barcelona estaba arriba, donde Messi se mostró muy entonado y participó en todas las acciones interesantes. Además, Luis Suárez sigue con el instinto intacto y llevó al límite a los centrales.

Con este toma y daca de predominio físico transcurrió el primer tiempo, con ventaja emocional para el Sevilla pero sin goles, de manera que al descando se llegó con empate a cero. Tras el mismo fue el Barcelona el que dio un pase adelante y logró hacerse con la posesión. El Sevilla se vino abajo físicamente y también padeció las lesiones. Escudero tuvo que dejar su puesto a Sarabia, de modo que Sampaoli revolucionó el once dejando un 3-5-2 con tres centrales, dos laterales largos (Vitolo por la izquierda y Mariano por la derecha) para arropar a la línea de centrocampistas (N’Zonzi quedó más centrado) y dos delanteros. Justo cuando los locales tenían uno menos, D. Súarez metió un genial pase a la carrera de Turan al área, el turco la dejó magistralmente con el pecho y L. Suárez remachó a gol (0-1, min 54).

Foto_externa Barcelona 54

Con esta dinámica y la brillantez de Messi parecía que el choque estaba roto, pasando el encuentro a la ida y vuelta en la que los visitantes estaban más cómodos. El argentino dio un recital de ofrecimientos a sus compañeros para sacar el esférico, regates, carreras para superar a varios rivales y últimos pases. Sin embargo, el Sevilla mejoró y la valentía de su propuesta les dio la posibilidad de pisar asiduamente el campo contrario en acciones rápidas casi siempre saliendo por banda y terminando volcando el juego al centro. El entrenador sevillista perseveró en la ofensiva, metiendo a Ganso por Kranevitter y a Ben Yedder por un desafortunado Vietto. Ben Yedder hizo gala de su inteligencia y encontró huecos entre los defensas desde los que hizo buenos pases hacia el área que no encontraron remate. Vitolo volvió a destacar en esta fase del duelo, forzando tarjetas y dando salidas rápidas a los suyos.

Pero Messi seguía empeñado en desequilibrar la balanza más a su favor, y en una contra fulgurante encontró a Munir (entró por A. Turan), que finalizó muy bien de exterior con la izquierda para superar a Rico (0-2, min 81). El canterano está pagando con goles cada aparición que le da Luis Enrique. El 10 barcelonista apareció otras dos veces en ocasiones de gol. En la primera se metió en carrera en el área y tiró con la derecha, pero Rico despejó bien. La segunda apareció L. Suárez para continuar la acción, pero su remate tampoco encontró puerta. El meta local tuvo que sacar también una llegada con disparo de Sergi Roberto, así que la cuenta pudo ser mayor para el Sevilla.

Foto_externa Messi 12

El Barcelona toma un buen ventaja en el marcador, pero más aún en las sensaciones respecto al Sevilla para la vuelta de la Supercopa en el Camp Nou.

Comparte este artículo