España supera en todo a Francia y pasa holgadamente a la final del Europeo Sub21 (4-1)

España: Sivera; Martín-Unai-Vallejo-Junior; M.Roca-Ceballos-Fabián-Fornals-Olmo; Oyarzábal.

La selección española sub21 ha hecho otro gran partido y se ha clasificado para la final del campeonato de Europa que se está disputando en Italia. Luis de la Fuente jugó con un 4-1-1 donde Fornals apoyaba al centro para dejar el carril libre a Junior, que sorprendía por potencia y velocidad. El tercer hombre en el centro era necesario porque la presión francesa era muy intensa sobre los medios españoles, que necesitaban tocar rápido y en corto para evitar el acoso. Dani Olmo hizo un gran partido tanto ofensiva como defensivamente, siendo un jugador incisivo que buscó los huecos arriba pero que siempre bajó a reforzar en labores de cobertura a Martín. Ceballos se colocaba en ataque como mediapunta si España tenía la posesión pero quedaba en la medular para mover la pelota cuando costaba empezar las jugadas.

El principal representante arriba de los nuestros fue Oyarzábal, aprovechando su velocidad y movilidad para no dejar que los centrales galos lo fijaran, siendo Konaté y Upamecano de los más destacados de Francia por seguridad y físico, pelea que no interesaba a España. La Roja tenía mucho más el balón y tocaba pese a la presión rival, aunque lograr profundidad costaba mucho en estos compases donde las reservas físicas estaban intactas. El repliegue francés era bueno y había que variar el juego y mover por la frontal para encontrar fisuras. Además, Francia esperaba a la contra y montaba bien las salidas y su mayor amenaza fueron las conducciones potentes por los huecos que tardaban en cubrirse por los carriles de los interiores. Tousart y Guendouzi aportaron la poca visión y creatividad de los suyos en forma de pases acertados y aperturas a banda o a la espalda de la zaga hispana, pero se fueron diluyendo con el paso de los minutos.

Junior dio las primeras muestras de desborde productivo en combinaciones con la línea de creación y los delanteros españoles aparecieron dentro del área, pero Francia pegó primero en una arrancada en la que el propio Junior derribó a Guendouzi. Mateta engañó a Sivera (0-1, min 16). Casi nos cae el segundo enseguida en un error de Unai Núñez en que Ikoné se metió en el área y cedió a Matera, pero Sivera tapó rapidísimo. Luego España se recompuso y el tono fue tornándose favorable para nosotros a base de circulación eficaz y provocar pérdidas rivales con presión muy alta.

La calidad se impuso progresivamente y se jugaba en campo francés. Con los centrocampistas incorporándose y los laterales llegando, surgieron las ocasiones. Fornals tuvo el empate en un remate tras jugada que empezó en la derecha -dejó pasar el villarrealense- y retornó por la izquierda, que salvó Bernardoni con una mano baja espectacular. En el saque de esquina posterior Marc Roca fusiló a la segunda (la primera también la atajó el arquero) para empatar (1-1, min 28). Cada vez mejor, España enfiló el primer tiempo atacando, casi siempre por la banda o culminando jugadas de muchos toques en la caja. Hoy no hubo opciones claras de disparo de la frontal por las salidas veloces de los defensores franceses.

Oyarzábal forzó un penalti al borde del descanso y él mismo se encargó de engañar al guardameta para irnos al vestuario con ventaja (2-1, min 49). Nada más volver, Fabián creó una ocasión de un robo en el que asistió a Oyarzábal para que el realista se la devolviera en carrera. Fabián vio a Olmo llegando por la derecha y le cedió la pelota para que el barcelonista hiciera el tercero a placer (3-1, min 47).

Francia no reaccionó y España gestionó bien el amago de sublevación contraria prolongando las posesiones y haciendo cambios. El entrenador sacó a Oyarzábal y Ceballos para meter a Mayoral y Carlos Soler, pasando Olmo a una posición más centrada y siendo el valencianista el nuevo interior derecho. Los incorporados mantuvieron el ritmo y sacaron sus recursos y así España tuvo varias acciones en ventaja para arrancar, aunque los centrales respondieron con categoría.  En uno de los córners se produjo una segunda jugada y la pelota cayó a la izquierda, desde donde Fornals la puso con el exterior. Mayoral la cazó en una volea perfecta en el segundo palo y firmó la sentencia (4-1, min 67). Los galos terminaron de hundirse y, pese a sacar a Dembelé y Thuram, que pusieron ganas, no pudieron evitar una derrota amplia.

El domingo estamos citados contra Alemania para luchar por el campeonato y tenemos confianza en nuestras posibilidades habiendo visto la mejoría en juego y eficacia de la selección española.

Fotos: uefa.com

Comparte este artículo