Las claves de la hecatombe del Barça

Tras el varapalo sufrido por el FC Barcelona en Anfield, son varias las razones que apuntan a que algo no se está haciendo bien en la Ciudad Condal. En los últimos tres años, el partido como visitante de la eliminatoria en la que ha caído eliminado, el balance ha sido nefasto: Juventus : 3-0; Roma: 3-0; Liverpool: 4-0.
Hemos querido pararnos a analizar, las posibles claves de batacazos de esta magnitud.

CONFECCIÓN DE LA PLANTILLA

Son varias las temporadas en las que parece no haber recambios para ciertos futbolistas. Jordi Alba, Piqué, Busquets o Luis Suárez (Messi come aparte), no tienen un recambio que permita dar alternativas al entrenador, y la carga de partidos al llegar el tramo decisivo es importante. Futbolistas como Digne, Bartra, Paco Alcácer o canteranos como Cucurella, no han convencido a los entrenadores para ser opciones reales. Así, la plantilla se ha quedado muy corta para los finales de temporada y el equipo lo ha terminado pagando.

ESTADO FÍSICO

En las eliminatorias de referencia, es flagrante la endeblez física en todas las situaciones de pelotas divididas, disputas por alto o, simplemente, tirar la presión. A todo esto Messi, Suárez, Busquets o Rakitic han dado muestras de fatiga en varios lances de algunos partidos. Lógicamente, en una plantilla con escasas rotaciones salvo las obligatorias (como los últimos partidos ligueros con el título conseguido), los esfuerzos máximos pueden no tolerarse sin son muy largos y el Liverpool no ha dado respiro, pese a llevarse un marcador muy desventajoso en la ida.

MANO DEL ENTRENADOR

Se le achaca a Ernesto Valverde la falta de reacción desde el banquillo cuando las cosas vienen mal dadas. Haciendo pequeñas variaciones tácticas esporádicamente, optando por 4-3-3 o 4-4-2, contra el Liverpool repitió alineación y planteamiento, a pesar de que en el juego fue totalmente superado en el Nou Camp. Aquel choque se solventó por una pegada descomunal personalizada en Leo Messi. Precisamente se le recrimina también al técnico el planificar los partidos alrededor del astro argentino, en vez de usar un enfoque más amplio.
Las alternativas desde el banquillo han sido escasas y los cambio de rumbo de los encuentros, prácticamente nulos. Cierto es que para bajar el ritmo de partidos encauzados o cortar reacciones rivales las sustituciones han sido efectivas, pero no recordamos actuaciones brillantes de los suplentes y eso en eliminatorias europeas es un hándicap.

MESSI-DEPENDENCIA

Es evidente que si tienes al mejor de la historia tienes que acusar sus ausencias, pero esto es contraproducente si ello conlleva depender de las actuaciones del astro argentino. Además el sistema defensivo, en cuanto a repliegues y balances, se ha visto perjudicado por la poca implicación del rosarino en tareas colectivas. Exceso de balones al pie, desplazamiento a un costado a jugadores como Suárez o reverberación en cuanto a buscarle a él constantemente en todas las jugadas de ataque, habiendo compañeros en mejor situación, han restado efectividad a la ofensiva blaulgrana.

POCA APORTACIÓN DE LOS REFUERZOS

En las últimas temporadas, los refuerzos de un perfil más bajo son los que han podido tener relevancia en el juego del equipo. Casos de jugadores como Rakitic, Vidal o Paulinho han rendido de una forma grata en el Camp Nou. Por el contrario, futbolistas como Coutinho o Andre Gomes han dado un rendimiento realmente pobre. Diferentes son los casos de Umtiti o Démbélé, jugadores que han ofrecido un buen juego, pero han sido víctimas de numerosas y duraderas lesiones. Caso aparte son los refuerzos invernales, que han tenido una presencia testimonial: son los casos de Boateng, Murillo o Todibo.

Con todo, los futbolistas importantes no han sido más de trece o catorce en toda la campaña, y pelear por tres títulos de esta manera es complicadísimo.

Fotos: uefa.com / fcbarcelona.es

[feather_share]

Comparte este artículo