Morales, como el buen vino

José Luis Morales Nogales, Madrid 1987. Forjado en el fútbol modesto madrileño en las filas del Parla, partió en 2011 desde su último equipo en la capital de España, el Fuenlabrada, hacia el filial del Levante. Tras dos temporadas en Valencia, salió cedido una temporada al Eibar, siendo uno de los artífices del histórico ascenso del cuadro armero a primera división. Su buen hacer en el cuadro entrenado por entonces por Garitano, le valió para ganarse ficha de pleno derecho en el conjunto granota.

En la actualidad, ostenta el galardón de máximo goleador histórico del Levante en la máxima categoría y lo que es innegable es que Levante y Morales están ya indisolublemente relacionados. Ha vivido todas las caras del fútbol en el cuadro azulgrana: ascensos, descensos, victorias importantes y derrotas dolorosas; y es actualmente el símbolo del conjunto levantinista y su máximo estandarte.

Morales es un jugador que normalmente se desenvuelve en banda izquierda, con ese 11 a la espalda tan característico de la demarcación, aunque en los últimos tiempos es frecuente verle con libertad de movimientos en todo el frente de ataque. Estamos ante un futbolista con una potencia propia de un atleta: velocidad en los metros finales y capacidad para subir y bajar la banda durante todo el partido. A todo esto hay que sumarle una potencia de disparo realmente importante. Haciendo gala de sus virtudes futbolísticas ha firmado algunos de los tantos más espectaculares de la liga Santander, como el de la primera jornada ante el Betis en el Villamarín o la temporada pasada en San Mamés, donde arrancó desde campo propio, son algunos de los ejemplos más reseñables.

El curso pasado fue uno de los principales artífices en la milagrosa salvación de la categoría por parte del cuadro granota y, según dicen los miembros de la plantilla levantinista, no sólo por su aportación dentro del terreno de juego, sino también por su liderazgo fuera de él. A pesar de que a los 31 años no suelen ser el momento ideal en la vida de un futbolista, lo cierto es que Morales está en su punto de máximo rendimiento y todo apunta a que le queda cuerda para rato. Ha recibido ofertas, pero se mantiene fiel al amor que siente por los colores del Levante.

Con la llegada de Luis Enrique al banquillo de la selección, el nuevo formato de competición continental a nivel de selecciones y la pre lista de 70 jugadores, igual podría ser Morales una de las novedades en La Roja de cara a los próximos años.

Fotos: levanteud.com

[feather_sahre]