Rodri espera ser profeta en su tierra

Rodrigo Hernández Cascante. Madrid, 1996. En su etapa infantil y cadete fue canterano del Atlético de Madrid, pero las múltiples circunstancias que influyen en la formación de un futbolista propiciaron su salida hacia el Villareal en edad juvenil. Tras dos años en los filiales del submarino, da el paso definitivo al primer equipo castellonense y poco a poco va ganando relevancia dentro del club, beneficiado por la siempre atractiva propuesta del propietario del Estadio de la Cerámica.

Es bien sabido que la receta para hornear un buen futbolista es compleja. Se precisa talento, trabajo, sacrificio, mentalidad y también algo de suerte. Pues esa fortuna es la que acompañó a Rodri en detrimento de Bruno, eterno capitán castellonense, cuando tras la lesión de éste cogió la manija del centro del campo del Villarreal. Con la confianza a tope y continuidad en el juego, Rodri no tardó en ser de los destacados de su equipo jornada tras jornada. Su fútbol de toque, combinativo, la capacidad de asociarse y su buen desplazamiento en largo hicieron que el Atlético de Madrid no dudase en abonar los 20 millones que contemplaba su cláusula de rescisión.

En la temporada en curso y tras la salida del histórico capitán Gabi del conjunto colchonero, puede convertirse en uno de los referentes de la medular rojiblanca. En ocasiones hemos demandado algo más de fútbol en los planteamientos de Simeone, y Rodri es de esos futbolistas que no son veloces en la carrera, pero sí son rápidos de ideas, de los que imprimen velocidad al juego con gesto pausado.

Su planta de 193 cm y su complexión delgada convierten en inevitable la comparación con Sergio Busquets: misma demarcación, similitud en el juego, mismo perfil, alejado de los focos o los premios individuales. Parece que el relevo del futbolista del Barça está garantizado en la Roja.  No obstante, el seleccionador nacional, Luis Enrique, no ha tenido ningún problema en reconocer públicamente que es un jugador de su agrado y que en caso de seguir esta línea, va a ser de los fijos en la selección en el futuro. Tiene calidad, es un jugador sacrificado y apenas tiene 22 años, los ingredientes son ideales para obtener el éxito. Esperemos que la suerte esté con él.

Fotos: atleticodemadrid.com / sefutbol.com / revistaindios.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail