Adelantar un centrocampista como segundo delantero

La competición acaba de reiniciarse y todos los equipos han tenido que adaptarse al nuevo formato de partidos cada pocos días y sin público. Además, en muchos casos se han recuperado jugadores lesionados antes del parón. A estas circunstancias se suma la novedad de disponer de cinco cambios durante el partido, lo que ha deparado variantes y alternativas de futbolistas y planteamientos mucho más dinámicas durante los encuentros.

En el aspecto táctico nos ha sorprendido ver dos modificaciones con hombres de la medular que han adelantado su posición. Curiosamente, han recurrido a esta variante los dos equipos de la ciudad de Madrid. En el Atlético, Simeone colocó a Marcos Llorente como compañero de Diego Costa ante el Athletic. En el R. Madrid, vimos que Zidane adelantó a Fede Valverde a la delantera con Benzema contra la Real Sociedad. Analicemos qué ventajas y desventajas puede aportar esta alternativa:

Ventajas

Juego en corto. Poner más cerca del área a un centrocampista permite dar continuidad a los balones jugados en raso o circulación desde las líneas de medio o los laterales. Esto hace que la salida de pelota pueda tener un recurso más si el rival aprieta a la zona creativa del equipo.

Último pase. Los pases al delantero se multiplican, puesto que el punta de referencia se beneficia de la visión de juego y tendencia al pase de su compañero de línea. También permite ampliar el abanico de opciones ofensivas al jugar más balones a la llegada de los extremos o carrileros y descargar la finalización directa.

Presión al rival. Si, como en los ejemplos citados, se trata de jugadores con buen físico, se optimiza la presión sobre la defensa contraria para iniciar jugadas. Tanto Llorente como Valverde taparon asiduamente a los centrales, entorpeciendo el toque desde el bloque bajo y las cesiones al portero. También fue frecuente verlos bajar a ayudar en la recuperación alrededor de la divisoria.

Desventajas

Menos pegada. Tener sólo un delantero resta posibilidades de terminar acciones ofensivas en pocos toques o de resolver uno contra uno. Según el centrocampista acompañante, puede afectar también al juego aéreo.

Ralentización del ataque. Los puntas natos suelen enfilar rápidamente la portería y un futbolista con más tendencia a las combinaciones puede entretener el esférico más tiempo, em detrimento de la sorpresa.

Facilitar el marcaje. Cuando el jugador que está cerca del área contraria no está acostumbrado a esta demarcación es más fácil que los centrales lo fijen porque tiene menos movilidad sin balón.

Veremos si este recurso sigue utilizándose o si fueron herramientas puntuales ante rivales concretos. Con el ritmo de partidos que tenemos por delante, habrá tiempo de ver los resultados de éstas y otras modificaciones a las que recurran los entrenadores.

Fotos: atleticodemadrid.com / realmadrid.com

Comparte este artículo