Al Atlético le sigue costando marcar y el Eibar se lleva un punto gracias a Dmitrovic (1-1)

Atl. Madrid: Oblak; Juanfran-Giménez-Godín-F. Luis; Koke-Saúl-Rodri-Lemar; Griezmann-D. Costa.

Eibar: Dmitrovic; R. Peña-Arbilla-Paulo-Cote; P. Milla-Diop-Jordán-De Blasis-Sergio; Charles.

  • Las claves
    • Dificultad para crear ocasiones del Atleti
    • Gran trabajo defensivo del Eibar
    • Dmitrovic lo paró casi todo
    • El Eibar dio dos veces en el larguero

El Atlético no termina de alcanzar la velocidad de crucero y veremos si esto no afecta a la larga las opciones de pelear por la liga cuando avance el campeonato. Simeone jugó con un 4-4-2 con Koke de centrocampista por la derecha en vez de Correa, variante habitual cuando no pone dos extremos. El resto fueron los habituales más Rodri, que se ha hecho fijo en el once y ejerce de pivote posicional y primer canalizador de juego por el centro. En faceta ofensiva a los rojiblancos les costó encontrar ocasiones y principalmente recurrieron a Juanfran y F. Luis para ensanchar el campo, metiéndose Koke hacia el centro y quedando Rodri de cierre. Saúl sigue a muy buen nivel y condujo, pasó y corrió en ambos sentidos e incluso probó con algún chut desde la frontal. Pero la disciplina defensiva rival bloqueó los ataques locales y se echó en falta el desborde individua del Lemar y algo de toque imaginativo corto en los ataques estáticos. Fue frecuente ver a Oblak y los centrales poner el balón en largo para pensar a partir de los duelos aéreos. En defensa también vimos algunos errores inusuales como pases al contrario y huecos a las ayudas por los costados.

Mendilíbar demostró que tiene un equipo serio, ordenado y con calidad que formó en un 4-4-2 muy corto con presión intensa desde que los colchoneros se proponían empezar las jugadas en campo propio. Acoso con ayudas, cercanía sobre los posibles receptores de pase y fortaleza en los balones altos fueron herramientas para interrumpir el curso del pensamiento madrileño. En ataque el concepto era más simple pero más eficaz, con cambios de juego si el Atleti se organizaba, carreras de los laterales para recibir y centros al área desde que se controlaba el balón con espacio en las alas. Y terminar todas las acciones sin dejar posibilidad de contra, de manera que la primera gran oportunidad fue para los vascos en un zurdazo de Cote desde la frontal que dio por encima del larguero.

El dominio era más posicional y de tenencia de balón de los atléticos, pero crearon pocos acercamientos de riesgo. Además, cuando Griezmann se fue por el carril del 8 en jugada individual, apareció Dmitrovic para aclarar que es muy buen portero y que estaba inspirado. Las llegadas locales provocaron saques de esquina y Saúl cabeceó picado con mala intención, pero el guardameta serbio la sacó espectacularmente arriba. De todos modos, el Atlético no estaba cómodo y el Eibar se aproximaba desde las bandas y con llegadores de segunda línea como Jordán, que intervino como pasador y buscó el disparo en tres cuartos de cancha. Los delanteros rojiblancos aparecían sólo esporádicamente y la cortísima distancia entre línea del Eibar llevaba el juego a la medular y alejaba el peligro de portería. Si era preciso, los visitantes hacían faltas tácticas para evitar la organización del Atlético a la contra si perdían el balón en zonas comprometidas.

El segundo tiempo empezó con más velocidad y menos paso por el centro del campo y pareció que el Atlético iba a tener más opciones pero, naturalmente, Dmitrovic se opuso a base de paradas. La primera de este periodo se la hizo a D. Costa tras tirar éste un buen desmarque y ser asistido en el área por Koke, finalizando con un derechazo fuerte al primer palo. Mendilíbar movió el banquillo para introducir a Escalante y Enrich (por Charles) y los suyos gestionaron muy bien la posesión, cansando a los rojiblancos cuando presionaban, y con excelente elección de pase corto para mantener la pelota hasta crear ocasiones. No hubo ocasiones tan claras para los vascos, pero en ocupación del campo se acercaron más a Oblak. Sin embargo, el Atleti llegaba más porque Costa y Griezmann bajaban a colaborar en las acciones ofensivas, de manera que los defensores contrarios se lucieron en despejes y entradas decisivas para evitar remates claros, incluso sacando algún disparo de corta distancia con Dmitrovic batido.

Simeone puso a Borja Garcés y Correa (por Rodri y Lemar) y el argentino fue más incisivo, optando por encarar y haciendo buenos sprints, mientras que el canterano estuvo muy participativo. Arbilla avisó con otro lanzamiento potente desde el balcón del área al larguero y luego el Eibar se adelantó con una llegada por la derecha con cambio de juego a De Blasis, que cruzó para que S. Enrich remachara en boca de gol (0-1, min 87).

Al Atlético no le quedó otra que tocar a rebato y obtuvo el premio del empate en el descuento. Godín la había tenido en un cabezazo al larguero en un córner desde la izquierda. En otro córner desde el otro lado el balón no lo acertó Griezmann, pero B. Garcés controló y remató fuerte al palo izquierdo de Dmitrovic, que por una vez no pudo atajarla (1-1, min 94). Gran debut para el canterano, que trató de motivar a los suyos para pelear hasta el final.

El Atlético rescata un punto ante un gran Eibar, pero las sensaciones la eficacia siguen por debajo de lo necesario para aspirar a ganar títulos.

Fotos: atleticodemadrid.com / laliga.es

[feather_share]

Comparte este artículo