Analizamos el planteamiento ofensivo del Sevilla contra el Celta (1-1)

Sevilla: Vaclik; Navas-Diego Carlos-Carriço-Reguilón; Fernando-Jordán-Banega; Munir-L. de Jong-Nolito.

Esta tarde el Sevilla mostró que ha asimilado las ideas de Julen Lopetegui para gestionar su juego. La primera media hora los andaluces tuvieron la posesión casi un 80 % del tiempo y jugaron en campo rival constantemente. Circulación en pocos toques, cambios de banda y mucha movilidad arriba fueron las claves. Lo cierto es que eso permitió que sus mejores hombres pudieran lucir sus virtudes y se crearan muchas ocasiones de gol. Seguramente su mayor defecto fue la falta de puntería, pero oportunidades hubo unas cuantas.

Sevilla celta 30-08-19 01

Vimos al Sevilla posicionarse con nueve o diez jugadores de campo en terreno contrario. El balón se movía rápido y se incluía a los centrales en el inicio de las jugadas. Fernando quedaba como apoyo entre éstos para minimizar errores y agilizar los pases cortos. Jordán fue un box to box, robando esféricos, incorporándose desde segunda línea e incluso chutando desde la frontal. Banega volvió a ser el centrocampista asociativo que encuentra y al que encuentran todos. Por las bandas aparecieron mucho Munir y Nolito, especialmente el segundo, que combinó mucho y tuvo un disparo claro que paró Rubén Blanco. Fue estupendo Reguilón,  pretoriano en defensa y un Ferrari en ataque, con desborde y centros. Estuvo de lujo Navas, pletórico físicamente y con capacidad de uno contra uno y centro medido al área. Echamos de menos el acierto de Luuk de Jong, que tuvo un zurdazo en el área y un rechace tras córner que no materializó. Trabajó mucho, pero a los delanteros se les mide por los goles.

Sevilla celta 30-08-19 02

En faceta defensiva también tenía sentido este planteamiento. Básicamente, porque a Lopetegui le gusta presionar arriba y con esta disposición es factible. Con varios hombres presionando en la zona de pérdida, el achique es grande y los esfuerzos más cortos. Además, quienes ocupaban las bandas estaban pendientes de recuperar su posición: los laterales volvían a la zaga y los extremos formaban en línea con los pivotes.

Gracias a este enfoque, el Sevilla fue el dueño absoluto del encuentro desde el inicio. Cuando pasó el tiempo, el Celta se rehízo y el cansancio disminuyó la eficacia del juego hispalense, pero las buenas manera prometen buen fútbol en el Sánchez Pizjuán. Al final, empate a uno que pareció justo considerando el partido completo, pero si el Sevilla logra afinar su instinto, puede estar realmente arriba en la tabla.

Fotos: sevillafc.es / laliga.com

Comparte este artículo