Borja Iglesias se confirma en Primera División

Borja Iglesias Quintás, Santiago de Compostela, 1993.

Formado en las categorías inferiores del Valencia, donde compartía delantera con Paco Alcácer, ya en edad senior fue traspasado al filial del Villareal. Tras no entrar en los planes de futuro del submarino amarillo buscó en el Celta B ser profeta en su tierra, y lo logró. En su última temporada en el filial celeste fue el máximo goleador de la 2ªB, hecho éste que le valió un contrato con el Zaragoza. Con el conjunto maño quedó cerca de obtener el tan ansiado ascenso a primera división, siendo conseguido finalmente por el Valladolid. Borja contribuyó con 23 tantos en su debut en la categoría de plata, hecho que no pasó desapercibido por el RCD Español, que no dudó en incorporarlo para llevar a cabo la difícil tarea de sustituir al ídolo perico Gerard Moreno. De un plumazo se saltó el periodo de adaptación, dando rendimiento inmediato en forma de goles y avalado por  Rubi, entrenador que el año pasado tuvo que sufrirlo en su contra cuando dirigía al Huesca.

Borja Iglesias es un delantero potente, con una gran zancada, que ataca muy bien el espacio. Es un jugador realmente incómodo de marcar, puesto que su envergadura y su potencia hacen de él un auténtico quebradero de cabeza para los defensores rivales.  Dentro del área se desenvuelve a las mil maravillas y, a su buen juego aéreo aprovechando su físico, cabe añadir una inteligencia notable para ubicarse en el punto de remate y mucha velocidad en la anticipación.
En las últimas fechas ha sonado como un posible seleccionable por Luis Enrique en ese carrusel continuo de cambios en el que se está convirtiendo la selección española, y bien podría llegarle su oportunidad al bueno de Borja. La temporada la ha concluido con unas cifras estupendas (43 partidos, 3.491 minutos, 20 goles, 3 asistencias, 5 tarjetas amarillas) que lo colocan en el elenco de los mejores delanteros de la liga.

En el cuadro perico se están frotando las manos con su rendimiento, sea para aprovecharlo la próxima temporada o para intercambiarlo por unos buenos millones de libras de la Premier. Competición, por cierto, que iría a las mil maravillas con sus características de juego. Estamos convencidos de que este verano el teléfono de su agente va a sonar muy a menudo.

Fotos: laliga.es

[feather_share]

Comparte este artículo