Crónicas del Mundial de Rusia 2018: Día 7 de julio

SUECIA 0 – INGLATERRA 2

Partido de ritmo lento en Samara donde Suecia empezó mejor asentada pero incapaz de crear peligro. Así transcurrieron los primeros 15 minutos de partido hasta que Kane tuvo la primera clara del partido en un tiro que se marchó ligeramente desviado. Esa ocasión espoleó a los de Southgate, quienes empezaron a tener más el balón aunque sin fluidez. En ciertas jugadas se notaba que Alli y Lingard no son interiores pues enturbiaban los avances más que ofrecer soluciones de pase.

Con este escenario el primer gol llegó como únicamente parecía posible, a balón parado. Un córner botado por Young fue implacablemente rematado a gol por Maguire tras imponerse a Forsberg. Inglaterra pudo aumentar la cuenta antes del descanso, pero a Sterling se le fundieron los plomos en el mano a mano contra Olsen.

Quien si aumentó la ventaja fue Dele Alli con un cabezazo en el segundo palo aprovechando el magnífico pase de Lingard. Suecia trató de reaccionar principalmente por medio de Berg, pero no paró de encontrarse con un fenomenal Pickford. Claesson también tuvo otra dentro del área pero el meta del Everton continuó con su labor para ser encumbrado por su país. Los últimos quince minutos fueron de dominio inútil sueco mientras Southgate fue con cada cambio fortificando su once.

Inglaterra llega a semifinales por primera vez desde 1990 con un equipo a años luz de aquel en cuanto talento pero con su guión bien aprendido. Suecia se va de Rusia habiendo rendido mucho mejor de lo esperado y dejando la duda de si no debieron terminar antes con el Zlatancentrismo.

RUSIA 2 – CROACIA 2 (3-4 pen.)

Cherchesov planteó el partido de una manera más ofensiva que frente a España, con línea de cuatro en defensa y presión bastante adelantada, quizá consciente de las limitaciones técnicas de los centrales croatas. Los anfitriones pudieron abrir el marcador con un balón que la cayó franco a Dzyuba en el segundo palo pero su chut topó con Lovren. Con Rakitic y Modric todavía fríos, el mejor argumento croata era la velocidad de Rebic, quien fue el autor de dos ocasiones prácticamente seguidas.

El partido no tenía dominador claro, con juego deslavazado por ambos lados. Un saque largo de Akinfeev sirvió para que entre Dzyuba y Cheryshev se crearan un jugada que acabó con un golazo del jugador del Villarreal desde tres cuartos de cancha. Croacia no parecía responder pero poco antes del descanso un desajuste defensivo ruso permitió a Mandzukic penetrar por la izquierda y poner un buen centro que Kramaric cabeceó para el empate. Igualar el marcador antes de la pausa fue la mejor noticia para los balcánicos.

La segunda mitad fue monocorde: Croacia llevó el peso del juego y Rusia se encomendaba a una contra o al balón parado. A pesar de ello, Croacia no dispuso de grandes ocasiones salvo una propiciada por un doble error de Akinfeev pero el palo acabó escupiendo el remate de Perisic. Rusia llegó dos veces con peligro, la primera con un cabezazo de Erokhin que salió fuera y la segunda en el descuento con un remate casi sin ángulo de Smolov al que respondió bien Subasic. Así se llegó a la prórroga en Sochi.

La prórroga siguió con el mismo guión que la segunda mitad. En el minuto 100, un córner botado por Modric fue rematado por Vida y el balón se coló en la meta rusa tras sortear un bosque de piernas. Rusia empezó a empujar a base de fútbol directo con Cherchesov ya más preocupado de animar al público que de lo que pasaba en el césped. Kuzyayev remató un córner pero topó con Subasic. Poco después, una falta en el pico del área se la puso Dzagoev en la cabeza a su compañero del CSKA Mario Fernandes para empatar a dos. En los últimos cinco minutos de prórroga Croacia pidió los penaltis pues era evidente su peor estado físico.

Subasic comenzó la tanda parando el tiro de Smolov y Brozovic sí cumplió; Dzagoev marcó y Akinfeev paró el chut teledirigido de Kovacic; Fernandes la tiró fuera y Modric marcó con suspense para volver adelantar a Croacia; Ignashevich hizo valer su veteranía y luego Vida engañó a Akinfeev; Kuzyayev lo dejó todo en los pies de Rakitic y el del Barça acabó con el sueño del anfitrión.

Croacia superó su segunda tanda de penaltis consecutiva y tendrá que enfrentarse el miércoles a Inglaterra con muchos minutos acumulados en las piernas de algunos jugadores veteranos y claves. Hoy los penaltis le dieron la espalda a Rusia que ha competido bien en su Mundial. Nadie les puede reprochar nada a Cherchesov y sus jugadores.

[feather_share]

Comparte este artículo