Dos formas de atacar del R. Madrid contra el Valladolid y sólo un gol (1-1)

Zidane ha tenido que revolucionar el once blanco por bajas y resultados, recuperando a tres jugadores que no habían participado mucho o no contaban antes de que empezara la liga. Ayer fueron titulares James Rodríguez, que llevaba cedido en el Bayern dos años; Isco, que por lesiones y preferencias de los técnicos apenas jugó el año pasado; y Gareth Bale, supuestamente quien primero iba a ser traspasado en verano y que ha estado en el once estos dos primeros encuentros.

Posesión y asociación

Los blancos salieron en 4-1-4-1 con Casemiro de pivote a la espalda de Isco, Kroos, James y Bale; y Benzema como delantero. Una línea de centrocampistas muy combinativa, porque Kroos puso asociarse con Isco, que sacó su regate corto y sus pases para generar juego; y con James, que buscaba los pases verticales y llegaba a la frontal para disparar o asomarse llegando al área. Bale volvió a ocupar la banda derecha y estuvo rápido por el costado, además de entrar para enfilar portería.

Real Madrid Valladolid 24-08-19 01Imagen: Movistar

En cuanto a juego la idea no fue nada mala, porque el R. Madrid dominó el partido y tuvo mucha presencia en campo contrario con capacidad para mover el balón, pases al hueco y movimientos por la frontal del área. Las bandas fueron reforzadas por las subidas de Carvajal y Marcelo, de manera que por el centro los locales fueron numéricamente superiores. El problema fue la pegada, puesto que los merengues no transformaron en goles sus repetidos acercamientos.

Bandas y remate

Dado que no se marcaba pese al dominio, Zizou sacó a James e Isco y metió a Vinícius y Jovic. Con esto los madridistas potenciaron las referencias dentro de la caja, porque Benzema aparecía pero no chutaba a portería y con el resto de jugadores ofensivos no se creaban ocasiones claras. La pelota circulaba de dentro afuera y viceversa, pero a Masip se le exigía poco. Jovic cabeceó al larguero en su primer balón y se notó tener otro punta de referencia. Vinícius jugó por ambos costados y dejó muestras de su velocidad y un par de buenos regates, pero no desequilibró.

Real Madrid Valladolid 24-08-19 02Imagen: Movistar

Con las sustituciones el Madrid perdió en gestación, juego estático y visión, pero ganó en verticalidad por las bandas y en rematadores. El gol llegó en una acción genial de Benzema, con giro y volea en la frontal del área, pero fue insuficiente para el dominio visto durante los noventa minutos y la recurrente fragilidad atrás los condenó al empate.

Fotos: realmadrid.com / laliga.com

Comparte este artículo