El Barcelona llega tarde al partido contra el Eibar y no alcanza al líder (4-2)

Barcelona: Ter Stegen; S. Roberto-Marlon-Umtiti-J. Alba; Busquets-Rakitic-Iniesta; Messi-L. Suárez-Neymar.

Eibar: Yoel; Capa-Arbilla-Lejeune-Juncá; Peña-Escalante-D. Gacría-Inui; Kike-S. Enrich.

  • Las claves
  • La defensa azulgrana fue muy endeble en ataques directos
  • La MSN falló goles cantados que no suele perdonar
  • No hubo ritmo de juego por parte del Barça
  • Yoel hizo varios paradones que mantuvieron al Eibar en el partido

El último partido en el Camp Nou de la liga tuvo un ambiente tibio que se contagió al equipo. Luis Enrique formó un 4-3-3 donde Iniesta fue quien mejor leyó el fútbol. J. Alba se incorporó por su banda sin filigranas aprovechando su velocidad, mientras que S. Roberto acompañó en situaciones favorables con menos mordiente. Neymar fue de menos a más, encarando desde el inicio, pero superando a Capa con el paso de los minutos. Messi estuvo muy apagado y Luis Suárez perdonó remates que no suele fallar.

Mendilíbar sacó un 4-4-2 muy ordenado, lo previsto para el buen conjunto vasco, con repliegue medio y líneas juntas. Las ayudas defensivas eran acortando distancias para la presión en campo propio, acosando hacia el centro para dejar las bandas como vía de entrada y con los centrales y pivotes pendientes de hacer coberturas si los extremos barcelonistas se escapaban.

El juego era lento y sencillo, con el Eibar bien plantado con un magnífico trabajo defensivo y salidas con apoyo en S. Enrich. Los centros laterales eran un arma para los visitantes, puesto que los locales no sabían disuadir el peligro con eficiencia. Es significativa la debilidad del Barcelona para defenderse de rivales que no incorporan muchos jugadores al área culé. Así llegaron los dos goles de Inui, con dos centros desde la izquierda que el japonés remató llegando por el segundo palo. En el primero tuvo más suerte al tocar con la rodilla, mientras que el segundo fue una bonita volea (0-2, min 7 y 61).

El Barcelona reaccionó por vergüenza torera y su entrenador metió a A. Gomes y P. Alcácer por S. Roberto y Rakitic, quedando en un 3-2-5 y a por todas que al final surtió efecto. Quedaron Busquets e Iniesta por el centro y todos los demás hacia arriba con Gomes por la derecha y Alcácer como segundo rematador puro. A base de empuje los acercamientos ganaron en importancia que se tradujeron en acciones relevantes. Luis Suárez y Messi habían fallado disparos clarísimos y el argentino constató su mala tarde al fallar un penalti. En todas estas acciones Yoel mostró grandes cualidades como gurdameta, impávido en el uno contra uno. La seguna pena máxima que señaló el colegiado sí lo mandó Messi a las redes, lo que unido a un remate del 9 del Bar´ça tras un córner y un rechace en propia puerta de Juncá tras tiro al palo de Neymar dieron vuelta al marcador (3-2, min 75).  Ya el Eibar estaba superado y Messi dejó otra carrera sorteando rivales que cerró el marcador (4-2, min 93), pero en la grada no se celebró demasiado porque el eterno rival se llevaba el título liguero.

Ahora, a pensar en la Copa y luego a pulir la plantilla para el curso 2017/18. Mucho trabajo tiene por delante el club de la ciudad condal.

[feather_share]

Comparte este artículo