El Barcelona prolonga su récord en la Copa del Rey doblegando a un digno Alavés (3-1)

Barcelona: Cillessen; Mascherano-Piqué-Umtiti-J. Alba; Busquets-Rakitic-Iniesta; Messi-P. Alcácer-Neymar.

Alavés: Pacheco; K. Femenía-Ely-Vigarai-Feddal-Theo Hdez; Edgar-M. Llorente-M. García-Ibia; Deyverson.

  • Las claves
    • El talento de Messi abrió brechas determinantes
    • Iniesta sigue siendo el artista de la medular azulgrana
    • El rigor táctico del Alavés le mantuvo en el partido más de lo que hubiera hecho otro equipo

Bonito partido para despedir oficialmente al que ha sido sede del Atlético de Madrid hasta esta temporada. Luis Enrique se despidió de su club y afición en el Vicente Calderón con un once extraño. Mascherano de lateral derecho y Paco Alcácer de delantero centro por lesión y sanción, respectivamente. Tener al argentino en la defensa da sus garantías atrás, pero no se puede contar con desbordar por velocidad al rival. Además, Messi volvió a buscar el centro, de manera que la derecha culé fue más oportunista que sorpresiva.

Mauricio Pellegrino prefirió el 5-4-1 con dos carrileros potentes como son Kiko Femenía y Theo Hernández, a priori mucho más ventajoso por la izquierda por lo comentado de la zaga del Barça. El orden alavesista fue ejemplar, con muchas ayudas hacia el ala izquierda por la presencia de Iniesta y Neymar, mientras que el apoyo en el otro lado fue en el interior derecho por donde entraba Messi con tres o cuatro jugadores. Deyverson tuvo que bajar con frecuencia porque la clase de los culés superaba líneas, pero el punta se asoció con Edgar e Ibai para salir rápido. La línea de seguridad la estableció Marcos Llorente, que se movió lateralmente, robó en incontables ocasiones y cortó pases incansablemente.

Alaves Barcelona 25-05-17 01

Enseguida se fue Mascherano lesionado y entró Andre Gomes, que pisó mucho el campo contrario, aunque con poca velocidad. El Alavés se aprendió bien la lección para hacer daño al Barcelona, que sigue con muchos apuros en ataques simples y directos, y los centros laterales y la presión a los centrales le dio ocasiones de rematar a puerta. Ibai casi certifica uno de estos errores cuando tras un robo cerca de la frontal se internó para chutar con la diestra, pero el roce de Cillessen evitó el gol con una trayectoria del balón paralela a la línea. Jordi Alba contribuyó a desbordar la espalda de los cinco defensores vascos como una centella, con un cabezazo que no entró por poco. Messi estaba con confianza y se marchó de sus marcadores varias veces, unas detenido en falta y otras con pérdidas contra varios hombres. Pero en una veloz pared con Neymar, el 10 hizo su jugada de acariciar la pelota con el interior de su bota zurda al palo contrario. Era el primero del Barça (1-0, min 30).

Desde luego el Alavés no se desmoronó y una falta de Iniesta a los dos minutos la clavó Theo Hdez. en la escuadra del segundo palo (1-1, min 33). Pero Messi carburaba a toda máquina y aprovechó el mayor ritmo de juego y las subidas del Alavés para ceder a A. Gomes solo por la derecha. El luso tuvo tranquilidad para ver llegar a Neymar en boca de gol y regalarle el tanto (2-1, min 45). Messi quiso enterrar todas las esperanzas vascas por medio de una brillante serie de regates que atrajo a tres defensas y un pase magistral a Alcácer, que la cruzó muy bien (3-1, min 46).

El Alavés seguía íntegro, pero se iba al vestuario dos tantos por detrás haciendo una muy buena primera mitad. Tras el descanso, Pellegrino tomó una decisión razonable: adelantar a los laterales. Eso propició más llegadas y córners favorables a los suyos, pero el Barcelona alargó la posesión y las diagonales en ambos sentidos de Messi y Neymar hicieron mucho daño. El entrenador argentino refrescó las bandas sacando a Ibai y Edgar por Sobrino y Camarasa, que corrieron dejándose el alma.

Montaje Alaves Barcelona 27-05-17 01

Viendo que el marcador no se acercaba, el Alavés recurrió a otro argumento en el que no fue en absoluto inferior: dejarse el corazón buscando el área. Durante quince  minutos a partir del 65 el Alavés empujó a la defensa y el portero blaulgranas y dispuso de algunos remates en centros laterales y segundas jugadas sin éxito.

El duelo concluyó sin más modificaciones del marcador, de forma que el Barcelona se hace con su 29º trofeo de Copa del Rey. El Alavés termina una muy buena campaña con la cabeza alta y la complicada labor de rehacer la plantilla con las numerosas bajas que afrontará.

[feather_share]

Comparte este artículo