El derbi madrileño acabó sin goles por el exceso de precauciones (0-0)

Atl. Madrid: Oblak; Trippier-Savic-Giménez-Lodi; Koke-Saúl-Thomas-Vitolo; J. Félix-D. Costa.

R. Madrid: Courtois; Carvajal-Varane-S. Ramos-Nacho; Casemiro-Bale-Kroos-Valverde-Hazard; Benzema.

  • Las claves

    • En un partido denso y estático se echó en falta el desequilibrio individual
    • A base de no correr riesgos, ambos se conformaron con el empate sin goles
    • No se pudo ver todo el potencial de estos candidatos porque se destinaron pocos recursos al juego ofensivo

El derbi estuvo claramente marcado por las precauciones de ambos equipos, que consideraron la derrota como una importante concesión a un rival directo al título. Por esto vimos un inicio con poco riesgo, pases de seguridad, jugadas largas y mucho orden táctico. Simeone jugó  con un 4-4-2 con Thomas en el centro y Vitolo por la izquierda, más D. Costa acompañando a J. Félix. La idea rojiblanca era la de tener una medular muy equilibrada y aprovechar el recorrido largo de los laterales para condensar el centro con los interiores, más la improvisación de un Joao Félix que trató de bajar a conectar a la divisoria hasta que se desconectó por las pocas veces que lo encontraron sus compañeros.

Zidane no sorprendió por el sistema, el  4-3-3 de costumbre (en defensa 4-1-4-1), pero sí por sacar a Nacho de lateral zurdo y a Valverde de volante. Esto hizo que las bandas dependieran más de Bale y Hazard que de los desdoblamientos, aunque Nacho interpretó  bien los momentos para subir y no dudó en centrar con su pierna mala si la jugada lo requería. Tener dos especialistas en las vigilancias y los robos (Casemiro y Valverde) más el aplicado Kroos en el medio fue dando la voz cantante a los visitantes, que pudieron ganar confianza a base de tocar y pisar campo contrario.

Atletico Madrid Real Madrid 28-09-19 01

Zidane optó por el pivote defensivo con los extremos liberados en el ataque

El miedo a encajar gol hizo que las ocasiones aparecieran por los errores en el pase que pillaron a los conjuntos mal colocados y con muchos apuros para recuperar posiciones. Thomas destacó en el Atleti porque tocó todos los balones, pasó con verticalidad y llegó desde segunda línea. Además, vio muy bien los huecos en la banda derecha y se coló por allí en continuaciones de faltas y saques de esquina, generando dos centros peligrosísimos que no fueron rematados (al primero no llegó D. Costa y el segundo los desvió con reflejos Courtois). Fue muy útil para las dos escuadras que los puntas bajaran a combinar, pero se necesitaba desborde individual y Hazard y Vitolo no dieron ventaja porque no estaban finos. Bale se marchó un par de veces por velocidad, pero no fue preciso centrando bajo presión con la derecha.

En defensa se priorizó la ocupación de espacios y el corte de los pases, con repliegue medio y presión arriba tras pérdida pero sin arriesgar en descoordinaciones para no dejar espacios a las espaldas. Ninguno realizó marcajes al hombre. Tanta igualdad hizo que se llegara al descanso sin goles, pero el Cholo enseguida hizo los tres cambios, que dieron nuevo aire en la reanudación a los suyos. Se quedó en la caseta Vitolo y entró Correa en la derecha, pasando Koke a la izquierda. Joao Félix se retrasó un poco y pudo participar bastante más, lo que animó el partido. Después se fue Lodi y entró Lemar, y Saúl llegó como lateral izquierdo con asiduidad en este periodo.

Atletico Madrid Real Madrid 28-09-19 02

Simeone no modificó el sistema, pero fortaleció el centro y aceleró la banda izquierda

Al surgir el cansancio se crearon más espacios y el ritmo del juego se aceleró, con lo que los defensas  tuvieron que hilar más fino para cortar pases y ganar duelos individuales. Zizou metió a Modric por Valverde en busca de más claridad en el medio. Luego James sustituyó a Hazard, quedando el colombiano en la derecha y Bale en la izquierda. Vimos más centros al área en la segunda parte, pero los centrales no fallaron y los porteros no dieron opciones en los balones que rondaron sus dominios.

La presencia de Modric se notó y los visitantes ganaron en asociación, de manera que los marcajes al croata abrieron huecos por las bandas. Por parte rojiblanca siguió Thomas tratando de hacer cosas distintas con el pase corto y especialmente Correa, que fue más explosivo y tocó el cuero cerca de la frontal. Simeone modificó el equipo con M. Llorente por J. Félix para cargar el bloque medio tras la incursión de Modric y la circulación se espesó.
Al final, con tanto trabajo para destruir no hubo muchas oportunidades (la mejor un cabezazo de Benzema a pase de Nacho que paró ágilmente Oblak) y el empate a cero fue justo. Queda la duda de si con algo más de riesgo cualquiera de los dos podría haberse llevado la victoria.

Fotos: laliga.com / atleticodemadrid.com / realmadrid.com

Capturas: Movistar

Comparte este artículo