El enésimo milagro de Monchi

Como la parábola del hijo pródigo que reza la Biblia, así podría extrapolarse la vuelta del bueno de Monchi a la dirección deportiva de Nervión. Tras unos años de gloria continental de la mano de Unai Emery, en los que se alzaron tres títulos de Europa League consecutivas (2014, 2015 y 2016), las tres últimas campañas han sido un tanto irregulares para el conjunto del Sánchez Pizjuán. Tras los poco brillantes pasos por el banquillo hispalense de Sampaoli, Berizzo, Montella, Machín o el propio Caparrós, en los meses finales la pasada campaña se dio uno de los traspasos más celebrados por la parroquia sevillista en los últimos años: el retorno de Monchi como responsable de las riendas deportivas del Sevilla.

Después de un infructuoso periplo en la Roma, el de San Fernando se ha vuelto a embarcar en una nave que conoce a la perfección, y su primera medida ha sido darle la dirección técnica a Julen Lopetegui, cuya experiencia en el Real Madrid fue decepcionante, pero cuyo buen hacer en el Oporto y la selección española siguen latentes en la retina del director deportivo sevillista. Con una brillante hoja de servicios caracterizada por detectar talento joven a precios razonables y forjarlos como futbolistas consolidados para vender a precio de oro, Monchi se encuentra ante el reto de volver a llevar al Sevilla a luchar por las cotas de temporadas anteriores y reeditar el triunfo tanto en competición nacional como internacional.

La misión será intrincada y tediosa, dada la cada vez más enrocada postura de los clubes ante las acometidas de los grandes que acuden a llevarse a sus jóvenes valores. El encontrar a los nuevos Alves, Rakitic, N`Zonzi o Kanouté son tareas de malabarista en los tiempos que corren, pero hay que tener siempre en cuenta la habilidad en las negociaciones y el conocimiento del mercado internacional que posee Monchi. De momento, las incorporaciones más ilusionantes son la vuelta a la liga de Óliver Torres desde el Oporto, el fichaje de Luuk de Jong del PSV o la apuesta por el brasileño Fernando del Galatasaray turco. También se ha optado por dar continuidad a Reguilón en el lateral zurdo, jugador que conoció bien en Concha Espina, y se ha “pescado” en la liga francesa con las llegadas de Diego Carlos (Nantes), Koundé (Girondins) y Lucas Ocampos (O. Marsella). Dubbal (Salzburgo) y Nemanja Gudelj (Guangzhou) completan la lista de jugadores encontrados ex profeso para la próxima temporada sevillista.

Además habrá que cubrir otras necesidades, que pasan por incorporar a un guardameta dado que parece que Sergio Rico no continuará, un mediocampista que supla la posible salida de Banega y un delantero para paliar la cantidad de ofertas que parece tener Ben Yedder. Hay muchas caras nuevas, algunos conocidos de la liga y un par de incorporaciones exóticas, ahora falta saber si la receta dará un resultado apetecible. De lo que sí estamos seguros es de que el Sevilla, de la mano de Monchi, encontrará mimbres para volver a ser un referente tanto en España como en Europa.

Fotos: sevillafc.es

Comparte este artículo