El Manchester City remontó con compromiso y verticalidad

M. City: Ederson; Walker-Otamendi-Laporte-Mendy; Mahrez-Gundogan-Rodri-G. Jesús; B. Silva-De Bruyne.

Pep Guardiola planteó el partido contra el R. Madrid con dos premisas: quería un equipo muy fresco de piernas; y la prioridad era la presión a la salida blanca. Formaron los citizens con un 4-4-2 donde Gabriel Jesús ocupaba la banda izquierda para trabajar en labores defensivas, sacrificando parcialmente sus habilidades en ataque. Arriba el técnico español contó con dos mediapuntas, De Bruyne y Bernardo Silva. El objetivo era mover el balón rápido y con profundidad tras robo, además de privar de referencias a los centrales locales.

Sin embargo, otra de las prioridades del City, la posesión, no pudo llevarse a cabo en absoluto. Los de Zidane tuvieron la pelota muchos minutos y evitaron cometer errores atrás y en las transiciones, mezclando el juego. En realidad, tampoco crearon problemas graves a los ingleses. En faceta defensiva, la tarea empezaba presionando a los centrales merengues, evitando la salida de Sergio Ramos. Los visitantes se replegaron muy bien, con Gundogan y Rodri vigilando constantemente los movimientos de los interiores contrarios y los hombres de banda manteniendo la línea. El alemán tuvo las mejores ideas para circular el esférico, que pasaba pronto a la botas de los merengues por la falta de espacios. El repliegue se ejecutó bien, dejando apenas huecos y con recuperación de posición de los laterales sin demoras.

Las pocas acciones ofensivas en el primer tiempo requirieron la claridad de De Bruyne y el regate de Mahrez, muchas veces en contraataque. El belga filtró un par de pases excelentes, mientras que el argelino aportó el poco desborde individual del partido. Gabriel Jesús también apareció, pero partir desde la izquierda lo limitó bastante. Eso no fue obstáculo para tener un par de remates en el área tras conducciones cortas, con buena respuesta de Courtois. Walker subió menos porque Mahrez tenía influencia en ataque. Por el lado contrario, Mendy lo intentó en carreras voluntariosas pero poco brillantes y las diagonales interiores de G. Jesús restaron peso a esa banda. Merece la pena mencionar que Ederson hizo varios saques de portería bien dirigidos que los suyos controlaron en tres cuartos para tratar de generar peligro. Laporte, encargado e tocar desde la zaga, tuvo que retirarse a los 30 minutos por lesión y Fernandinho ocupó su puesto.

El segundo tiempo empezó con margen para los de Manchester, que pudieron tocar un poco más, pero los locales aprovecharon un robo provocado entre Modric y Vinícius para que el brasileño asistiera a Isco, que abrió el marcador (1-0, min 60). Guardiola metió a Sterling por Bernardo Silva y ganó en profundidad por el costado zurdo. La primera reacción se gestó entre De Bruyne y G. Jesús. Ambos estaban en sus posiciones naturales y el capitán del City controló con calma en el área y metió un centro medido al área. G. Jesús midió mejor el salto que S. Ramos y cabeceó el empate (1-1, min 78). La dinámica cambió y la entrada de Sterling fue vital para los visitantes. El inglés se fue por velocidad de Carvajal, que le entró en claro penalti. De Bruyne tiró raso a su izquierda y puso por delante a su equipo (1-2, min 83).

Estaba claro que este ritmo le venía mejor a los ingleses, acostumbrados al ida y vuelta de la Premier. Otra vez Gabriel Jesús, ya como delantero, aprovechó un centro atrás corto de Casemiro para adelantarse a S. Ramos y forzar falta al borde del área, lo que implicó la expulsión del sevillano. El final del choque fue favorable para los citizens, que ahora podían tocar en campo contrario y buscar la rapidez por los costados con el rival partido por la mitad.

Aguantando el tipo y con inteligencia, Guardiola se lleva un gran resultado a Manchester y tiene ventaja para pasar a cuartos.

Fotos: mancity.com

Comparte este artículo