El R. Madrid asalta el Camp Nou con diez tras expulsión de C. Ronaldo (1-3)

Barcelona: Ter Stegen; A. Vidal-Piqué-Umtiti-J. Alba; Busquets-Rakitic-Iniesta; Messi-L. Suárez-Deulofeu.

R. Madrid: K. Navas; Carvajal-Varane-Ramos-Marcelo; Casemiro-Kroos-Isco-Kovacic; Bale-Benzema.

Las claves

  • El R. Madrid forzó errores en la gestación culé con presión alta
  • El Barcelona fue capaz de llegar más al áreas, pero el R. Madrid supo finalizar mejor las acciones
  • El árbitro incidió en el resultado con sus decisiones

Primer Clásico oficial de la temporada y debut de Ernesto Valverde en el banquillo del Barça, quien ha mantenido el 4-3-3, pero retomando la presión alta y dando libertad a Messi como creador cerca del área rival. En cuanto a nombres propios. Aleix Vidal se ha hecho con la titularidad en el lateral derecho y fue Gerard Deulofeu quien ocupó el extremo izquierdo del ataque. El papel de los laterales fue importantísimo desde el principio, dando amplitud al ataque local. Lo cierto es que la defensa madridista respondió bastante bien al acoso barcelonista.

Barcelona Real Madrid 13-08-17 01

Zinedine Zidane no contó con C. Ronaldo de inicio y optó por el más equilibrado 4-4-2 con Bale y Benzema arriba. Isco fue el más atrevido, ofreciéndose siempre para conectar con los puntas y apareciendo siempre en labores defensivas, aunque a los blancos les costaba mucho terminar las jugadas. Destacó Kovacic, quien marcó al hombre a Messi desde que el argentino tocaba el balón y dio opciones de salida cuando los suyos empezaban desde muy atrás. Vimos de salida una variante poco común en los último años, con un rombo que cerraban Casemiro por detrás e Isco en ataque.

Barcelona Real Madrid 13-08-17 02

El partido no tenía un ritmo alto y el Barcelona se hizo con la posesión gracias al buen toque de Busquets e Iniesta, que abrió huecos con pases y conducciones y con la explosividad de Messi. La banda izquierda blaulgrana era muy productiva con Alba, Deulofeu e Iniesta volcados a este costado para encarar a veces sólo a Carvajal, necesitado de la ayuda de Kroos. El R. Madrid también buscaba más su izquierda, con Marcelo llegando muy arriba para organizar la ofensiva. Los visitantes tendían a buscar más contras en largo cuando recuperaban cerca del área propia o la magia e inspiración de Isco. Messi empezó a entonarse y forzó faltas, con amarilla incluida a Casemiro. Algún detalle de L. Suárez que solventó bien Keylor Navas ayudó a animar el choque antes del descanso.

Tras el descanso el duelo se alteró con una buena combinación entre Isco y Marcelo, cuyo centro envió por error Piqué al fondo de las mallas (0-1, min 50). Casi enseguida y al contragolpe tuvo el Madrid el segundo, con brillante  cabalgada de Benzema por la izquierda que Carvajal no acertó a remachar, con despeje de los centrales en línea de gol. El partido ganó en intensidad rápidamente, con ambos conjuntos peleando todos los balones y con los técnicos refrescando sus equipos con cambios. Entraron C. Ronaldo (por Benzema) y Asensio (por Kovacic) en el R. Madrid y D. Suárez (por Deulofeu) y S. Roberto (por Iniesta). Zidane quería más pegada arriba y no perder consistencia en la medular; mientras que Valverde cambiaba verticalidad por toque y asociación en punta y daba pulmones al centro del campo.

Ambos conjuntos empezaron a omitir el dentro para dejar el futuro en manos de los delanteros, haciendo llegar el esférico pronto a sus puntas, que dieron lo mejor de sí. Messi apareció dentro del área buscando disparos o el último pase, con lo que el Madrid tuvo que defender con apuros y defendiendo muchos córners. En diez minutos se rompió el partido. Primero, penalti más que dudoso sobre L .Suárez de Navas que Messi transformó engañando al tico (1-1, min 77). Después Cristiano clavó un golazo de contra en el segundo palo tras regatear a Piqué (1-2, min 80). Se quitó la camiseta el luso y recibió amarilla. El colegiado lo expulsó seguidamente tras pugnar CR7 con Umtiti e interpretar que se había tirado.

El Barça se volcó y fueron los centrocampistas blancos los que asumieron la tenencia del esférico para desahogar a los suyos, pero los merengues no perdieron la vocación de ataque y trataron de asomarse al área rival con el corazón y las piernas de los jóvenes que han reforzado al R. Madrid, en este caso Lucas Vázquez y Marco Asensio. El primero subió el balón, cambió el juego y Asensio volvió a zafarse de Piqué y la clavó en la escuadra del palo corto (1-3, min 90). El Barcelona ya se supo herido de muerte y las caras de sus jugadores lo expresaban.

Queda la vuelta del miércoles en el Bernabéu como último aperitivo de lujo antes del comienzo de la liga.

[feather_share]

Comparte este artículo