El R. Madrid bombardea al PSG, pero pierde la ventaja en dos minutos (2-2)

R. Madrid: Courtois; Carvajal-Varane-S. Ramos-Marcelo; Casemiro-Kroos; Valverde-Isco-Hazard; Benzema.

PSG: K. Navas; Meunier-T: Silva-Kimpembe-Bernat; Marquinhos-Verratti-Gueye; Mbappé-Icardi-Di María.

  • Las claves
    • El juego en pocos toques permitió al R. Madrid abrir huecos
    • El PSG creció a la espalda de los pivotes locales
    • Desperdiciar tantas ocasiones penalizó gravemente a los blancos

En una noche importante para el futuro en Europa del R. Madrid, Zidane introdujo la gran novedad de Isco como mediapunta en la línea de tres del 4-2-3-1 con que recibió a los franceses. El técnico madridista apostó por sacar la pelota con los centrales más Casemiro y Kroos, mientras que los laterales se incorporaban al bloque medio. Esto provocó un inicio lento y algo apurado atrás, dada la tremenda presión de salida de los parisinos. En ataque había pocos espacios y en banda se buscaron mucho las combinaciones cortas en los primeros minutos. Benzema se retrasó bastante para combinar y entrar en segunda jugada porque el repliegue visitante tenía superioridad sobre el punta blanco.

Tuchel jugó con un equipo que sigue siendo muy interesante por nombres, pero cuyo alcance está por ver, un año más, en las eliminatorias que vendrán. El sistema era un 4-3-3 en ataque que pasaba al 4-1-4-1 cuando se esperaba al rival. La idea fundamental de los galos era mover el esférico sin mucha parsimonia en el centro y abrir a banda o, mejor todavía, encontrar a los extremos. Marquinhos pivotaba para dar opciones a su defensa y Verratti no dejó de ofrecerse, pero las acciones no se alargaban entre los futbolistas del mediocampo.  Las primeras aproximaciones con peligro surgieron por la velocidad de Di María y, sobre todo, por la potencia de Mbappé. Quien no tocó muchos balones en el primer tiempo fue Icardi, que pese a todo remató un par de balones que metieron miedo a la grada. Destacaron Ramos y Varane bloqueando disparos, ya que parar en carrera a Mbappé era imposible.

Impresionó el acoso visitante de salida, pero pasados cinco minutos el R. Madrid empezó a tocar mejor y a correr. Esto dio la iniciativa a los merengues y el balón pasó mucho por las botas de Kroos y Valverde. El alemán probó con buenos chuts desde la frontal, mientras que el charrúa no se guardó nada para acompañar la ofensiva o hacer coberturas. El cuero rebotaba casi siempre hacia los locales y Carvajal y Marcelo aparecían más en la buena interpretación de la defensa del centro del campo blanco.

Keylor Navas sacó varios disparos complicados, tanto de media distancia como en el área. Pero no pudo evitar el gol cuando el R. Madrid estaba crecido. Hazard estaba revolucionando el choque, derrochando confianza y sorteando rivales por calidad. Esto es muy necesario cuando el contrincante defiende bien en estático. Fue el belga quien controló, condujo el esférico de la izquierda al centro y cruzó para Valverde. El interior centró e Isco remató. Su toque cruzado se fue al poste, pero Benzema no perdonó el descabello (1-0, min 17). Era bastante pronto y la tónica no cambió, con los locales jugando en campo contrario. Daba gusto ver jugar a los madridistas, que parecen estar en un momento inspirado de la temporada. Sin embargo, la falta de puntería y Keylor evitaron que se ampliara la ventaja. De hecho hubo penalti y expulsión de Courtois en un balón cruzado a Mbappé en el que llegó tarde. Pero el VAR señaló falta previa sobre Marcelo y se llegó al descanso con ventaja local.

De la caseta volvió el PSG con Neymar por Gueye, pero el brasileño no estuvo acertado. Por esta sustitución pasó Mbappé a la izquierda. El partido era de toma y daca y vimos la faceta contragolpeadora de un R. Madrid que chutó pero se encontró casi siempre con K. Navas. Hazard tuvo que marcharse por un golpe en el tobillo y entró Bale en su puesto. El galés corrió mucho su banda y miró a portería en un intento de congraciarse con el equipo y la afición. Benzema consiguió el segundo tanto en una jugada canalizada por un cabezazo de Isco que Marcelo continuó con un centro. El 9 blanco cabeceó a contrapié para batir a Navas (2-0, min 79).

Tuchel metió a Draxler y Sarabia por Verratti y Di María, pero la primera sorpresa llegó en un error entre Varane y Courtois en un balón en el área pequeña que el central tocó por debajo del guardameta. Mbappé recortó inmediatamente la desventaja y los visitantes ganaron confianza. Por empuje y juego vertical llevaron el juego al área del belga y una jugada que empezó en la zurda terminó en un perfecto remate de Sarabia, que clavó el empate en la escuadra (2-2, min 83). Zidane gastó los cambios en Rodrygo y Modric, que entraron por Isco y un ovacionado Valverde.

El R. Madrid había perdido una ventaja elaborada a base de remates fallados en dos minutos. Era injusto por juego, pero posible por las vicisitudes del fútbol. Bale casi se convierte en héroe al enviar una falta a Modric al palo, pero el resultado fue inamovible.

Fotos: uefa.com / realmadrid.com

Comparte este artículo