El Real Madrid se corona campeón de su 33ª liga en La Rosaleda con Zidane liderando un gran grupo de futbolistas

El R. Madrid ha certificado el título liguero en la última jornada con una trabajada victoria ante el Málaga (0-2). Un entorchado que al club blanco le ha costado ganar en las últimas dos décadas debido al predominio del Barcelona. Sin embargo, el trabajo de Zinedine Zidane ha dado resultados tanto en competición nacional como en Europa. El entrenador francés se hizo cargo de la dirección deportiva a mitad de la temporada pasada, con un ambiente incómodo tras la marcha de Rafa Benítez, y ha logrado construir un vestuario unido y alegre. Esto se ha plasmado en el estilo de juego, en algún lugar entre la disciplina táctica y el toque con el que llegó el galo y el toma y daca en el que los madridistas siempre han sido especialistas.

Las claves han estado en que apenas ha habido fisuras de rendimiento y que se ha sacado el máximo de cada jugador de la plantilla. Sí que se han visto dudas en algunos momentos, pero la gestión de las situaciones adversas se ha convertido en un fuerte del conjunto blanco. Además, la preparación física ha sido perfecta, tanto en entrenamientos como en descansos. El R. Madrid no se ha venido abajo en los meses decisivos de la temporada, fenómeno preocupante presenciado en algunos de los cursos recientes. Como un bloque bien engrasado, cada jugador ha encajado a la perfección en el once o desde el banquillo, dando lo mejor de sí en su puesto o con ligeras modificaciones de la demarcación. Y el otro golpe maestro ha sido hacer descansar a Cristiano Ronaldo, quien incluso lo ha reconocido en sus declaraciones y ha confirmado con goles vitales que es mejor dar el máximo en los choques importantes que jugarlo todo hasta desfallecer.

El equipo sólo ha perdido tres duelos en todo el campeonato (Sevilla, Valencia y Barcelona), estando en los empates uno de los aspectos a mejorar para el año próximo, pero casi siempre los madridistas han salido triunfantes cuando se ha tratado de ver quién pega más fuerte. En eso los merengues han estado intratables.

Hoy todo son sonrisas en Chamartín, justo colofón que servirá de preludio al obligado descanso para preparar con meticulosidad la final de Cardiff. Felicidades al campeón de liga, que este año puede lograr un doblete histórico por infrecuente y de un prestigio reservado sólo a los más grandes.

Montaje Campeon Liga 2016-17 02

El Barcelona ha terminado segundo, a tres puntos del campeón. Los mismos empates para los culés, que perdieron un partido más. Quizá lo llamativo sea que los rivales que se llevaron la victoria, tomando como ejemplo el asalto del Camp Nou por parte del Alavés, que a la postre será el adversario en la final de Copa. En el club blaulgrana se ha producido un retroceso en el juego, con un estancamiento progresivo del centro del campo, inimaginable hace unos años, y un déficit de recursos en el banquillo que han lastrado al equipo en una temporada con tres competiciones. La esperanza está en el tridente Messi-Luis Suárez-Neymar, capaz de tumbar a cualquiera y que a poco que mejore la medular será mortal de necesidad. También Ter Stegen ha firmado una temporada excelente, arquero de futuro el que guarda la meta barcelonista y que se adapta muy bien a las exigencias de su posición en el club.

La marcha de Luis Enrique, anunciada hace unos meses, parece haber enturbiado el ambiente prematuramente, restando eficacia a un conjunto aún muy poderoso. El asturiano no ha conseguido mantener la regularidad suficiente para llevarse la liga, con desconexiones de los suyos en momentos trascendentes que los han alejado de los títulos, salvando la final copera a disputar en una semana. Tampoco los cambios han sido resolutivos cuando las cosas se torcían y se ha terminado por echar de menos a futbolistas vendidos en el verano (Dani Alves o Sandro son dos muestras). Rostros serios hemos visto en el Barça desde hace meses, síntoma de que las sensaciones no eran del todo buenos en los intestinos del club.

El Barcelona tendrá que pelear por la Copa para conseguir un trofeo este año, pero con un ojo puesto en planificar la próxima temporada. Con nuevo técnico y previsiblemente mucho movimientos de fichas, el trabajo antes de que ruede de nuevo el balón será muy intenso.

Agradecimientos: a Manuel Moreno, por el material fotográfico facilitado para este artículo.

[feather_share]

Comparte este artículo