España supera la presión de Croacia con confianza y goles y se da un festín de aciertos (6-0)

La selección española ha conseguido un resultado abultadísimo contra Croacia, actual subcampeona del mundo, en su segundo partido de la Nations League bajo la batuta de Luis Enrique. Sin variar el sistema en que confía, el 4-3-3, el entrenador repitió con De Gea como portero y con Carvajal, Nacho y S. Ramos como defensas. Junto a ellos, Gayá debutó en el lateral izquierdo, con un perfil más similar a su homólogo del otro lado, siendo rápido y con mucho recorrido ofensivo.

El pivote volvió a ser Busquets y a su lado estuvo Saúl, que sigue mejorando su ya de por sí altísimo nivel y se está convirtiendo en una estrella internacional a base de grandes actuaciones en la Champions con el Atlético de Madrid y estrenándose como goleador con España. Ceballos fue otra novedad, ejerciendo de interior con inventiva y capaz de conectar con los puntas sin dejar de colaborar en labores defensivas.

Isco partió desde la izquierda y Rodrigo pasó a ser el delantero centro, siendo Asensio el extremo derecho. El balear destacó por su arrancada potente, la calidad de su zurda para asistir y por dos golazos con su pierna buena que encandilaron al público.

No sue fácil el comienzo porque Croacia se aplicó a la perfección para presionar a De Gea y los zagueros para que no pudieran tocar con comodidad. Esto ocasionó pérdidas a banda y acciones de pases atrás y horizontales que por poco no terminaron en ocasiones de gol. España tuvo que sacar en largo para desmontar el sistema de recuperación croata, organizado en un 4-5-1 donde Brozovic no subía, pero en el que Modric y Rakitic intercalaban carreras hacia adelante para robar apoyados por Perisic y Kovavic, ubicados en izquierda y derecha.

Tampoco había espacios para circular con los mediocentros, que tenían que retener el balón y esperar los apoyos de los compañeros de línea y los delanteros para circular la pelota. Ésta se movía con velocidad y sin miedo, tocando mucho desde atrás si era preciso y arriesgando en uno contra uno. Poco a poco los nuestros fueron ganando duelos y la incapacidad para robar cuando teníamos el balón controlado fue una de las vías de agua para los visitantes. Fue vital la buena visión de los centrocampistas para encontrar a Carvajal, que sorprendió por su banda para abrir el marcador en los minutos iniciales a la espalda de Perisic. El madridista participó muchas veces con llegadas y centros atrás que, por ejemplo, sirvieron para abrir el marcador con un cabezazo en velocidad de Saúl (1-0).

Croacia hacía un buen repliegue y ocupó el espacio frente a su área con inteligencia, pero ante la escasez de huecos, España empezó a demostrar la calidad de los de arriba, que condujeron para buscar el pase, tiraron desmarques y remataron a puerta. El paso de los minutos favoreció claramente a los locales porque ni se amedrentaron por la persistencia croata ni fueron penalizados en los errores y cuando buscaron portería acertaron casi todas las veces. Aquí estuvo la clave, porque España pasó el momento crítico haciendo dos goles y Croacia se derrumbó. Asensio aprovechó uno de los pocos moments sin marca en la frontal para chutar fuerte al segundo palo y batir a Kalinic (2-0, min 33) y enseguida volvió a recibir pegado a la derecha para hacer una diagonal al centro y pegar un chutazo al larguero que entró tras rebotar en el guardameta (3-0, min 35).

Croacia no podía tener la pelota porque España también presionaba en campo rival y era menos propensa a perderla pese a tener muchos jugadores rodeados de contrarios. Así pasaron casi desapercibidos Modric y Rakitic, los cerebros, y apenas pudieron aparecer en el área Perisic y Santini. Tampoco por poderío físico se rehicieron los visitantes, así que la hora de partido restante se convirtió en un suplicio para los balcánicos.  España creció en torno al balón, pero siendo vertical, y varió recursos desviando más juego a la izquierda y con más intervenciones de Saúl, Isco y Asensio y el instinto de Rodrigo, las ocasiones siguieron terminando en gol casi irremisiblemente (4-0 Rodrigo en carrera a pase de Asensio; 5-0 S. Ramos de cabeza en un córner; 6-0 Isco en el área tras recibir de Asensio y girarse).

Luis Enrique dio entrada a Azpilicueta, Rodri y Thiago sin modificar el esquema y los recién incorporados continuaron la dinámica de toque rápido y verticalidad, dando la sensación de que nadie es conformista en este combinado y alimentando las esperanzas sobre una renacida selección que ojalá culmine estos buenos resultados con algún título.

Fotos: sefutbol.com / uefa.com

[feather_share]

Comparte este artículo