España y Suiza empatan en un buen partido preparatorio para el Mundial (1-1)

España: De Gea; Odriozola-Piqué-Azpilicueta-Alba; Koke-Thiago; Aspas-Iniesta-Silva; D. Costa.

  • Las claves
    • España se reafirma en el juego de toque y la presión alta
    • Una jugada aislada propició el empate de Suiza

La Selección ha jugado el penúltimo partido de preparación para el Mundial en el estadio de La Cerámica de la Villarreal. El equipo ha dado buena imagen y se ve la progresión desde que Julen Lopetegui optó por hacer otro cambio de rumbo para renovar el combinado nacional.

Los nuestros salieron en un 4-2-3-1 con dos laterales larguísimos y con Koke y Thiago como ejes de la elaboración ofensiva. Thiago trató de ofrecerse continuamente a los centrales y Koke apoyó en la salida y salió constantemente a presionar a quien conducía por parte de Suiza. El atlético se está convirtiendo en un pilar fundamental de La Roja. El juego alegres español se plasmó con la presencia de tres hombres de mucha calidad (Silva, Iniesta y Aspas) que se movían entre líneas para crear ocasiones, entendiéndose entre sí a la perfección y dejando acciones de juego corto de gran altura. D. Costa también tiró de recursos propios, como cuerpear a los marcadores y bajar balones altos para segunda línea, dando variedad a las iniciativas locales. El trabajo defensivo fue magnífico, con la presión alta como idea fija propiciando repetidas recuperaciones y recordándonos a tiempos de grandes éxitos. Además, la consigna táctica de no dejar las espaldas descubiertas estaba bien aprendido, de modo que se hacían faltas tácticas en la divisoria que evitaban las contras ventajosas para el rival.

España Suiza 03-06-18 01

Vladimir Petkovic montó un equipo muy serio en 4-4-1-1 con las líneas adelantadas, pero con presión más posicional y menos global por la menor participación de los centrocampistas en las labores oscuras, lo que les dio menos réditos que a los locales. Los centroeuropeos se replegaban bien y buscaban acortar espacios. Cuando recobraban el balón lo gestionaban con un pase al centro y canalización rápida al costado, especialmente por la izquierda. Normalmente el extremo esperaba la llegada del delantero y el otro jugador de banda para centrar y rematar.

La posesión era abrumadoramente española porque el acoso suizo era ineficaz, dada la calidad con la que Thiago y Koke solventaban la circunstancia y asistían a los mediapuntas. Aquí primaba la clase de Silva, Iniesta y Aspas, capaces de conducir, dar el último pase y meterse en el área para rematar. Contra esto los visitantes apenas pudieron hacer nada y fue la mala suerte la que evitó que los disparos de nuestros delanteros acabaran en gol. Las apariciones de Alba y Odriozola fueron muy útiles cuando las jugadas en la caja eran posicionales y fue el lateral de la Real quien abrió el marcador con una preciosa volea desde la frontal (1-0, min 29).

El dominio de España se mantuvo y las llegadas rozaron el gol muchas veces, casi siempre cuando los cuatro de arriba tocaban, se movían y remataban, a veces con varios toques dentro del área. El descanso se ganó sin más movimientos del marcador.

España Suiza 03-06-18 02

El segundo tiempo fue escenario de las lógicas rotaciones, con un cambio de hombres que se tradujo en la conversión de España a una medular de cinco hombres. Aparecieron Saúl, L. Vázquez, M. Asensio, Monreal, Nacho y Rodrigo. Con ellos el balón se movía con más lentitud por el centro, pero se ganó en desborde individual por las bandas y en mantenimiento de la línea de zagueros. El duelo de los puntas pasó a ser más directo que asociativo con los defensores, pero las ganas fueron las mismas. Rodrigo se movió, integrándose con los otros delanteros para no permitir fijar las marcas a los centrales.

Suiza empató en un acercamiento por la derecha con un disparo con efecto que De Gea no pudo desviar del todo y Rodríguez alojó en las mallas (1-1, min 62). El juego visitante tuvo menos verticalidad que en el primer periodo, reduciéndose sus posibilidades de ponerse por delante en el luminoso. Pero España tenía ganas de marcar y siguió al ataque, con más centros y acciones directas, como los saques de esquina, puestos al corazón del área en vez de ser jugados en corto, como en el primer tiempo. La ausencia de hombres altos es una de las pocas desventajas que tenemos en el combinado, pero casi se logra la victoria con sendos cabezazos en los minutos finales.

España jugará un último encuentro contra Túnez y luego empezará lo serio. De momento, los síntomas son bastante buenos.

[feather_share]

Comparte este artículo