Griezmann hunde la presión de Alemania (0-2)

Alemania: Neuer; Kimmich-Howedes-Boateng-Hector; Schweinsteiger; Ozil-Can-Kroos-Draxler; Muller.

Francia: Lloris; Sagna-Umtiti-Koscielny-Evra; Sissoko-Matuidi; Griezmann-Pogba-Payet; Giroud.

El plato fuerte de semifinales estaba servido en el Velódromo de Marsella. Por un lado, el control del balón alemán para abrir las defensas rivales y, por el otro, la potencia física francesa y su olfato para buscar el gol.

Joachim Low salió con Schweinsteiger delante de los centrales, Kroos de director de orquesta, Can descolgándose hacia arriba y Ozil y Draxler en bandas para ganar la línea de fondo o internarse hacia el centro. Thomas Muller fue el delantero en funciones de la selección teutona. Era un 4-1-4-1 donde el control de la medular estaba asegurado, olvidando la formación con tres centrales de eliminatorias previas para aportar un hombre más cerca del centro del campo, previsiblemente presionado por los anfitriones.

Didier Deschamps optó por un 4-2-3-1 de inicio en el que Griezmann partía desde la derecha, Pogba quedaba con libertad para subir y Sissoko abarcaba una gran porción del campo. Payet era el virtuoso que estaba pendiente de conectar con los puntas para sorprender el muro alemán.

Alemania Francia 07-07-16 01

La salida de Francia fue muy agresiva, con un despliegue de presión y arrancadas tras robo que intimidó a la campeona del mundo. Fueron diez minutos en los que la velocidad de Griezmann, la imaginación de Payet y las conducciones de Sissoko dieron alas a los galos, pero Neuer mantuvo el tipo y su portería a cero hasta que cedió el aguacero. A continuación fue Alemania quien respondió a base de toque, y se jugó más de media hora en el campo francés. Kroos mostró todas sus cualidades para aparecer donde el balón necesitaba salir con criterio, dejó muchísimos pases cortos acertados y cambió el juego en largo cuando hubo que desatascar el flujo del juego. Emre Can fue una grata sorpresa en el once titular, trabajando mucho en defensa y asomándose al área para completar la línea de ataque. Kimmich subió su banda para meter centros altos que forzaron a los centrales galos. En este periodo de control germano Ozil entró mucho en contacto con el esférico y vimos su mejor versión en cuanto a pases y toques rápidos.

Foto_externa Alemania 05

Francia sabía que el choque permanecería así un buen rato y se dedicó a salir cuando pudo con Pogba o Sissoko por el centro, más los hombres de banda y Giroud. También el juego en largo fue un recurso que el 9 francés aprovechó al peinar balones hacia sus compañeros de tres cuartos de cancha y dar aire a su equipo. La sensación era de que a los locales no les importaba tener que esperar, con tal de que llegara su oportunidad. En uno de estos latigazos Francia forzó un córner justo antes del descanso, y Schweinsteiger cometió un terrible error al tocar el cuero con la mano. El árbitro lo vio y pitó el penalti. Griezmann ejecutó la pena máxima para poner por delante a Francia (0-1, min 44).

Al descanso se llegó con el shock alemán y la inesperada alegría francesa, y Deschamps vio la debilidad de su rival cuando lograba sobrepasar a los cuatro centrocampistas teutones y cambió a un 4-4-2 adelantando a Griezmann junto a Giroud. Volvió Alemania a dominar, pero estaba claro que la frescura mental no era la misma y la posesión de Alemania era mucho más estéril, con menos ritmo y con menos protagonistas. Kroos y Ozil siguieron en su línea de empezar y finalizar el juego de pase y Draxler pidió más el balón por la izquierda para encarar, aunque Sagna lo tapó muy bien. Muller seguía sin aparecer y Kimmich entraba menos en juego, de manera que Francia podía defender sin tantos apuros.

Alemania Francia 07-07-16 02

En estos compases sí que Francia salía con todo, motivada por la ventaja y el ambiente favorable, y Griezmann, Pogba y Sissoko rompían el engranaje defensivo contrario para surtir a Giroud o acompañarle en el remate. La exhibición de Sissoko fue tremenda y varias veces venció la presión alemana con acciones individuales. Low tuvo que hacer un cambio forzoso por lesión de Boateng (entró Mustafi) y otro táctico sacando a Can para meter a Gotze, pero no surtió efecto. En una de las mencionadas salidas en tropel de Francia, la defensa de Alemania se complicó la vida jugando el balón en corto en su propio área y Pogba se zafó de Mustafi con un giro de tobillo para centra al área. El despejo de Neuer fue muy corto y el más listo del cole, Griezmann, remató según bajaba la bola para hacer el segundo (0-2, min 73).

Foto_externa Francia 10

Alemania estaba acorralada, pero su carácter le lanzó hacia arriba. Lo primero destacable fue un zurdazo de Kimmich que dio en la escuadra cuando ya Lloris estaba vencido. Después los alemanes tuvieron un par de faltas en el borde del área que mandaron fuera por poco y, en medio, Francia le buscaba las cosquillas por cualquier resquicio. Con el paso de los minutos los anfitriones crecían y los visitantes menguaban y la eliminatiora parecía decantada.

Con algún cambio más que sirvió para homenajear a Griezmann y tras cumplirse los cuatro minutos de descanso, Francia se metió en su final de París. Cristiano Ronaldo espera con Portugal.

Comparte este artículo