Guardiola se lleva el derbi de Manchester contra el United (1-2)

M. United: De Gea; Valencia-Bailly-Blind-Shaw; Mkhitaryan-Fellaini-Pogba-Lingard; Rooney-Ibrahimovic.

M. City: C. Bravo; Sagna-Stones-Otamendi-Kolarov; Fernandinho-Sterling-Silva-De Bruyne-Nolito; Iheanacho.

Primer partido de alta tensión para Pep Guardiola y Jose Mourihno en sus respectivos proyectos en la Premier League que ambos encararon siendo fieles a su estilo. Por parte de los Red Devils, la disposición de salida fue 4-4-2 con Fellaini acompañando a Pogba, Mkhirtayan por la derecha y Rooney con libertad por detrás de Ibra. La actitud fue de dejar jugar al City para salir rápido en un duelo que no podían ganar los locales, el de la posesión. A la larga, esta fórmula resultó perjudicial para los intereses locales y el mal papel de los futbolistas de banda, desaparecidos durante la primera mitad, restó muchos recursos al United.

El City salió con un 4-1-4-1 donde Fernandinho se hizo cargo de cubrir todos los huecos por delante de la zaga, Sterling y Nolito se pegaron a las bandas y Silva y De Bruyne hicieron de falsos interiores. El español es el canalizador ofensivo de los suyos  participó en todo lo trascendente: tocar para superar el acoso rival, conducir para sobrepasar líneas y buscar últimos pases frente la portería contraria. De Bruyne también estuvo exquisito, leyendo los ritmos de cada momento y buscando mucho la portería rival. La libertad de estos jugadores unida al compromiso con el trabajo del equipo hizo que su calidad destacara mucho cuando pisaban campo del United. Fernandinho recogió todas las pelotas que se le acercaron y realizó una labor de contención de alto nivel.

Manchester United Manchester City 10-09-16

El choque fue muy atractivo porque no hubo tregua. El City salía tocando desde atrás y eso le costó a Bravo algún susto, uno de los cuales pudo ser penalti en contra perfectamente cuando derribó a Rooney tras tratar de regatera en la segunda parte al atacante local. La presencia de Stones hace que también los centrales jueguen y luego el equipo en bloque se desplazaba hacia arriba para arropar las circunstancias del juego. Pocos resquicios en ninguna parcela dejaron los citizens, formando un grupo compacto con muy buena pinta. A la calidad de Silva, el desparpajo de De Bruyne y los caracoleos de Nolito les faltó la compañía de Sterling por la izquierda, poco acertado en todo lo que intentó, y un 9 que molestara más a los centrales.

El balón era del City casi permanentemente, que lo movía con criterio y cambiaba el ritmo. El United parecía esperar, pero muchas veces tuvo que replegarse por inferioridad en el juego, no como parte de su plan inicial. Con tantas llegadas las oportunidades aparecieron, aunque fue en una jugada de tres toques (balón largo de Kolarov, prolongación de Iheanacho y remate de De Bruyne) en la que el belga abrió el marcador al tirar raso a la derecha de De Gea (0-1, min 15). Tras el tanto los visitantes seguían mandando, con arreones puntuales del United a través de Pogba, Rooney e Ibrahimovic. Con el paso de los minutos también Valencia aportó por la derecha, pero Lingard y Mkhitaryan estuvieron francamente mal. Como los Devils no dieron verdaderos sustos en esta fase, el City siguió a lo suyo. En un acercamiento en estático los visitantes combinaron bien y De Bruyne disparó al palo, cuyo rechace fue rematado en posición correcta por Iheanacho (1-2, min 36). Las cosas estaban muy difíciles para el M. United.

El marcador adverso enfadó tanto a Mourinho como a sus jugadores, que ahora sí buscaron la portería rival con más ahínco, aunque con los mismos recursos. La mayor presencia de Rooney enriqueció el ataque local e Ibrahimovic no dejó de finalizar todas las acciones que pudo. El 9 del United sí que desequilibró la balanza a su favor contra los centrales del City, creando peligro pese a que las acciones fueran poco elaboradas. El sueco se dejó ver con un fuerte cabezazo que el arquero le detuvo bien colocado bajo los palos. Después una confusión de la defensa acabó con el balón en la bota izquierda del delantero nórdico, pero su flojo remate lo pudo despejar la zaga. Dentro del desafortunado partido de Claudio Bravo se cuenta un balón alto que no atrapó bien al chocar con Stones. Ibra voleó fenomenalmente a portería para acortar distancias (1-2, min 42). El United recobraba esperanzas, pero no podía jugar a lo mismo porque la suerte no suele sonreír dos veces.

Foto_externa De Bruyne 02

En la segunda mitad sí que los locales salieron mejor. A base de empuje, el United empezó a rematar a portería y el partido se balanceó con cada equipo en su estilo. Fue fundamental que Mourinho dejó en el banquillo a Lingard y Mkhitaryan y metió a Rashford por la derecha y a Ánder Herrera por el centro, adelantando a Fellaini, un experto en segundas jugadas. Rashford fue un verdadero soplo de aire fresco por banda derecha, tanto conduciendo a toda velocidad como creando espacios a la espalda de Sagna. Guardiola permitió esto unos quince minutos, tras los cuales Fernando entró por Iheanacho y la sobrecarga de su medular se aligeró notablemente. El City volvió a tener oportunidades, pero De Gea hizo un buen partido y paró bien, tanto centros complicados desde los costados como sendos remates a córners de Fernandinho, una de ellas de mucho mérito yendo abajo a una mano.

Foto_externa Ibrahimovic 03

La velocidad local terminó imponiéndose poco a poco y el técnico citizen quitó a Sterling para introducir a Sané, que ocupó la banda izquierda, quedando De Bruyne más centrado. El belga tuvo la sentencia en una llegada ganando la espalda a los centrales en la que el recién incorporado asistió bien. El cuero dio en el poste derecho cuando De Gea no podía ya hacer nada. Sané ayudó a retener atrás al United por velocidad, aunque sus regates fueron muy poco fructíferos.

A pesar del último esfuerzo del United, la renta del primer periodo del City dio la victoria a los de Guardiola. Partido precioso en Old Trafford y la ilusión de los aficionados del Manchester City sigue creciendo para esta temporada.

Comparte este artículo