La competitividad del Atlético se evapora entre los mediocampistas del R. Madrid (1-3)

Atl. Madrid: Oblak; Arias-Godín-Giménez-L. Hdez; Correa-Thomas-Saúl-Lemar; Griezmann-Morata.

R. Madrid: Courtois; Carvajal-Varane-S. Ramos-Reguilón; L. Vázquez-Modric-Casemiro-Kroos-Vinicius; Benzema.

  • Claves del partido:
    • Presión perfecta del Atleti, sobre todo contra hombres de espaldas
    • Cabeza fría de los blancos para hilar jugadas
    • El R. Madrid superó mucho mejor los momentos de agobio rival

Diego Simeone no varía el 4-4-2 en el que hoy pudo contar con futbolistas en posiciones naturales, sin necesidad de improvisar demarcaciones. Dejaron claro los rojiblancos que entraban al partido a tope, presionando incansablemente al portero y a los centrocampistas y atentos a quien recibía en dificultades o de espaldas para recuperar la pelota. El repliegue defensivo era muy ordenado, con apoyo de los extremos y con Griezmann retrasando mucho la posición para obstruir el flujo de balón contrario. En ataque los colchoneros eran verticales y rápidos, con el balón primero a las bandas y luego buscando movimientos hacia dentro o la complicidad entre Griezmann y Morata. Las subidas de los carrileros estuvieron limitadas por la vigilancia a los futbolistas contrarios.

Santiago Solari mandó un mensaje claro con su once, dispuesto en 4-3-3 en el ataque y en 4-1-4-1 en defensa, con Casemiro de pivote y Benzema en punta. En un escenario exigente como el Metropolitano fueron titulares Reguilón, Vinicius y L. Vázquez , lo cual deja en mal lugar fundamentalmente a Bale y Marcelo, que no están a un buen nivel. Con este equipo, los laterales subieron con criterio para no desguarnecer sus espaldas y Modric y Kroos se hicieron cargo de manejar el esférico. Para defender, los merengues atacaban a los centrales y a Oblak, pero se replegaban cuando los locales superaban la primera presión. Lucas y Vinicius también tuvieron que acortar su recorrido para ayudar en defensa.

Atletico Madrid Real Madrid 09-02-19 01

Los jugadores chocaban a cada balón dividido, con concentración e intensidad máximas, lo que provocó varias faltas seguidas que cortaron el ritmo durante unos minutos, además de por las protestas subsiguientes a cada decisión arbitral. Le vino mejor al Atlético, más cómodo en la brega y con posesiones intermitentes, por lo que pudo robar balones en campo contrario y buscar a Griezmann. Al R. Madrid le costó tener continuidad en el juego, pero pasados diez minutos empezaron a aparecer los mediocentros blancos y, a base de juego corto, los locales fueron reculando. Carvajal aprovechó su velocidad para ensanchar el ataque, mientras que Vinicius encaró por la banda izquierda, y en los costados surgieron las primeras brechas defensivas. Una consecuencia fueron los saques de esquina favorables a los visitantes. En el segundo de ellos Casemiro no desperdició una prolongación de Ramos, marcado por cuatro defensas, para abrir el marcador de chilena (0-1, min 16). El centrocampista defensivo brasileño hizo un partido excepcional en cuanto a posición y recuperaciones, aunque al principio falló algunos pases cortos que supusieron problemas defensivos para su equipo.

El Atlético dudó y el R. Madrid creció tanto en estático como al contragolpe, canalizado por un Vinicius valiente e inspirado que asistió de exterior a L. Vázquez para que el gallego rematara demasiado alto tras una salida bien ejecutada. Controlaban los visitantes y esperaban los locales hasta que Correa, que estaba destacando tácticamente y en labores de contención, robó a Vinicius y sirvió en largo a Griezmann. El francés condujo hasta el área y superó a Courtois por debajo de las piernas (1-1, min 25). La acción se revisó en el VAR, pero el tanto se concedió justamente.

Las tornas cambiaron y el espíritu rojiblanco recuperó fuelle a base de poderío y empuje en la medular, apariciones de Correa, pugnas de Morata y remates de Griezmann. Se echó en falta a Lemar, con tendencia a ir en diagonales interiores pero poco eficaz en el desborde individual y por fuera. Progresivamente el duelo se equilibró y se desorganizó ligeramente, con lo que los defensas tuvieron que esforzarse en el área con buenas actuaciones en ambos bandos hasta que Vinicius se escabulló de Giménez y el uruguayo lo derribó al borde de la caja. Se señaló penalti apoyado por el VAR y S. Ramos no falló chutando fuerte, abajo y a su izquierda (1-2, min 42), con lo que los madridistas se marcharon al descanso en ventaja.

El VAR volvió a intervenir en el minuto 55 cuando Morata recibió a la carrera entre los centrales e hizo una genial vaselina sobre Courtois, pero la diana no subió al marcador por fuera de juego. El segundo tiempo se emborronó en faltas duras y tarjetas amarillas que terminaron en faltas lejanas poco productivas, salvo por un magnífico remate de Giménez muy escorado que despejó a una mano Courtois. Sobresalió Reguilón en estos menesteres, quien fue objeto de varias entradas duras pero no cejó en su buen hacer defensivo ni se achantó en la disputa del balón. Empezaron los movimientos de banquillo, con Vitolo, Rodri y Kalinic por Lemar, Correa y Morata por el Atleti y Bale por Vinicius por el R. Madrid. El Cholo desplazó a Saúl a banda derecha y dejó a Rodri de pivote, con lo que el conjunto rojiblanco tenía más toque pero menos velocidad por banda. Tampoco la incorporación del canario dio más mordiente a la parcela ancha colchonera.

De nuevo fue capaz el R. Madrid de gestionar la incomodidad porque pese a recoger líneas, podía salir a la contra. Fue Bale quien terminó de matar el choque al recuperar un cuero que, tras pasar por Benzema y Modric, terminó en el galés. El 11 cruzó un zurdazo imparable para Oblak (1-3, min 74). A partir de aquí el Atlético desesperó y Thomas vio la segunda roja por entrada a Kroos, lo que acabó con cualquier esperanza de remontada. Además, los visitantes tocaron y tocaron con inteligencia y Solari agotó los cambios (Ceballos por Kroos y Mariano por Benzema). Incluso pudo ser el marcador más holgado porque L. Vázquez, incansable, se encontró con Carvajal para rasgar la línea de cuatro del Atleti tras pérdida, con lo que el R. Madrid acabó el partido pisando área contraria.

Segunda derrota consecutiva para el Atlético de Madrid, que cada vez se juega más en la Champions; y nueva victoria para el R. Madrid, que confía en revivir sus opciones en todas las competiciones pese a la desventaja en liga y la complicada vuelta también contra el Barcelona.

Fotos: laliga.es / realmadrid.com / atleticodemadrid.com

[feather_share]

Comparte este artículo