La Copa es del Valencia, mucho más acertado y con las ideas más claras que el Barça (1-2)

Barcelona: Cillessen; Semedo-Piqué-Lenglet-J. Alba; Rakitic-Busquets-A. Melo; S. Roberto- Messi-Coutinho.

Valencia: J. Doménech; Wass-Gabriel-Garay-Gayá; C. Soler-Coquelin-Parejo-Guedes; Gameiro-Rodrigo.

  • Las claves
    • Toda la posición estática del Barcelona no sirvió para nada
    • Ambos equipos tuvieron ocasiones claras que no se concretaron en gol
    • El Valencia tuvo un plan claro de partido

El último trofeo de la competición española se saldó con victoria para el Valencia, que ha culminado una temporada sobresaliente tras empezar con muchas dudas. Por su parte, el Barcelona ha pasado de tener la posibilidad del triplete a celebrar sólo la liga, que no es poco, pero deja un sabor muy amargo en el entorno culé.

Empecemos por el Barça, que jugó como local. Tenía muchas bajas Valverde para configurar el once (L. Suárez, Dembelé, Boateng) y el entrenador recurrió a cambios de jugadores y posiciones. Salió con un 4-3-3 que en ataque era un 3-4-3 por meter a Busquets entre los centrales y subir a los laterales al centro del campo. Arriba quedaba Messi de mediapunta/falso nueve y, de extremos, Coutinho y S. Roberto, que fueron ineficaces. Los blaulgranas tenían  mucha más posesión, pero el ritmo de circulación era muy bajo contra un rival bien replegado, tocando a hombres en estático. Cuando se abría a banda era para recibir al pie, casi nunca el espacio. Poca sorpresa contra un equipo que sabe defenderse y poca utilidad de los centros altos, que los centrales ches y el portero despejaron sin demasiados problemas.

Barcelona Valencia 25-05-19 01

Marcelino no cambió nada de lo que sabe que funciona, 4-4-2 ordenadísimo, mucha velocidad arriba y juego vertical en cuanto se atisbaba la ocasión. Se ejercía cierta presión cuando Cillessen jugaba con los pies, pero luego el cuadro valencianista iba retrasando posiciones hasta conformar la estructura defensiva, en la que participaban todos. El problema lo tuvieron los ches los primeros minutos, en que casi no tocaron el balón, hasta que Parejo -que dio otro recital de pausa, toque, visión y manejo del partido- dio oxígeno a los suyos ayudado por un Coquelin fino en el robo y acertado en el pase corto.

Territorialmente comandaba el Barcelona, pero una de las acciones de presión alta del Valencia hizo que Lenglet cometiera un error garrafal en un pase horizontal que robó Rodrigo. El internacional regateó al arquero, pero su chut raso pegado al poste lo salvó Piqué yendo al suelo. El Barça acumulaba mucha gente en el centro, pero la pelota se movía con lentitud y sin claro propósito. Por ahí creció el Valencia, que progresivamente fue asomando la cabeza, aunque las primeras recuperaciones terminaron en errores en el pase que acortaron notablemente sus posesiones hasta que los mediocentros aparecieron con más asiduidad.

Se produjo un equilibrio de sensaciones, con el Valencia confiando en las contras y la aglomeración infructuosa por el centro de los barcelonistas. No pasaron muchos minutos hasta que se inauguró el marcador, con un magnífico centro largo de Gabriel a carrera de Gayá, que ganó la espalda de S. Roberto, en ese momento defendiendo el carril diestro. El lateral zurdo avanzó y cedió dentro del área a Gameiro, que la reventó para batir al guardameta (0-1, min 21). Surgieron tremendas dudas en el Barça, que trató de seguir igual pero había acusado el golpe y no encontraba desborde ni en los desdoblamientos por banda ni en acciones individuales de Messi o Coutinho. A los diez minutos recuperó en campo propio el Valencia y la condujo Coquelin, que tiró un centro profundo a la derecha. El bueno de Carlos Soler hizo una jugada perfecta, desbordando a J. Alba por velocidad, levantando la cabeza y centrando al área pequeña. Rodrigo la remachó a la red (0-2, min 32). Los valencianistas esperaron el descanso con el arco tensado para las contras, mientras el Barça apretó tímidamente antes de irse a vestuarios. La mejor la había tenido Messi en un zurdazo al que Doménech respondió muy bien con una mano.

Valverde hizo modificaciones en el descanso, quitando a Semedo y Melo para poner a Malcom (S. Roberto quedó de lateral derecho) y Vidal. Con ello se mejoró la profundidad por banda derecha, provocando duelos individuales del brasileño que generaron pases al área. También se adelantó Vidal como llegador de segunda línea y se sumó Piqué por el centro a modo de delantero centro, puesto muy deficitario con la ausencia de L. Suárez. En la segunda parte sí que apretó el Barcelona y al Valencia le fue más complicado pasar de la medular, obligado a bascular a las bandas y mantener la línea contra el toque corto culé. Ayudó que apareciera más Guedes, recibiendo en banda para correr paralelo a la banda o en diagonales al centro y probando con chuts a puerta.

Barcelona Valencia 25-05-19 02

Messi estuvo más activo y tuvieron que marcarlo dos contra uno, pero el argentino metió varios centros y forzó libres directos que hicieron sufrir a Doménech. También hizo una jugada de regates cortos en el área que finalizó con el exterior y dio en el palo y pudo ser el revulsivo del encuentro. Él y Malcom fueron quienes más asediaron al rival, originando un cambio en el ritmo del juego. Marcelino también movió el banquillo, primero quitando a un Parejo lesionado tras sacar una falta (entró Kondogbia) y luego sacando a Gameiro para introducir a Piccini en el lateral derecho y pasar a Wass a la izquierda del centro del campo, adelantando a Guedes a la delantera. Se fortaleció así el bloque medio che, el más necesitado de auxilio frente al agobio barcelonista.

En un saque de esquina llegó el gol culé. Lenglet remató de cabeza fuerte y abajo y Doménech paró a una mano. Messi estuvo atento y remachó a placer (1-2, min 72). El último cuarto de partido fue frenético: de irse con todo arriba por parte del Barcelona, que sacó numerosos córners y movió el balón por la frontal del área, mientras que el Valencia tuvo algunos contraataques que pudieron ser mortales. Guedes falló un uno contra uno ante Cillessen y, al final, tiró fuera desde lejos cuando el portero había subido a rematar un saque de esquina. Afortunadamente para los suyos, estas oportunidades no comprometieron la consecución del título.

Se lleva la Copa del Rey un Valencia que ha crecido en la temporada para consolidad el proyecto de Marcelino y celebrar su centenario por todo lo alto con participación en Champions y Supercopa de España. El Barcelona termina con tendencia descendente y replanteándose con muchas dudas la temporada que viene.

Fotos: valenciacf.com / rfef.es / fcbarcelona.es

[feather_share]

Comparte este artículo