La Selección Sub 21 alcanza las semifinales de la Eurocopa sin que Portugal pueda impedirlo (1-3)

Portugal: Varela; Cancelo-Ié-Semedo-K. Rodrigues; Carvalho-Neves-R. Sanches; Guedes-B. Fernandes-Podence.

España: Kepa; Bellerín-Meré-Vallejo-Jonny; Llorente-Saúl; Deulofeu-Ceballos-Asensio; Sandro.

  • Las claves
    • Portugal basó su juego en la presión y el físico
    • España sobrellevó el acoso luso para crecer con el balón
    • La capacidad goleadora de España sigue siendo tremenda

El combinado nacional a las órdenes de Albert Celades está haciendo un campeonato magnífico tanto en juego como en capacidad goleadora tras dos jornadas. Con la victoria de ayer, los nuestros se meten en las semifinales de la Eurocopa Sub 21, aunque el viernes jugarán el último partido del grupo contra Serbia.

Frente a Portugal el equipo salió con un 4-2-3-1 donde las novedades fueron Ceballos y Jonny. Los laterales tenían largo recorrido, con enorme efectividad de Bellerín al sumarse al ataque; el doble pivote Llorente-Saúl garantizaba la transición; en la línea de mediapuntas se gestaba la jugaba con libertad de movimientos, mientras que Sandro elegía si tirar desmarques, pugnar con los centrales o rematar. Los lusos formaron un 4-3-3 muy físico, basando su defensa en presión alta y rápida al portero y los centrales para evitar la creación desde atrás; en la faceta ofensiva sus armas eran salir tras recuperación preferentemente por banda a la espalda de los laterales y esperar a la llegada de la medular para buscar el remate.

El empuje inicial favoreció a Portugal, que tuvo muchas opciones de correr al comprometer la salida del balón español. Guedes y Cancelo fueron el principal problema defensivo para España, siempre pendientes de ganar la espalda de Jonny por superioridad numérica y otras veces lográndolo por calidad en el desborde. La gran cantidad de centros laterales altos y rasos los tuvo que atajar Kepa, que se desenvolvió con mucha seguridad durante todo el choque, sin dejar opción a segundos remates. El paso del tiempo permitió a España crecer con el cuero al apoyarse los pivotes en Asensio y Ceballos, que tocaron algo más atrás de lo habitual para desahogar, quedando Deulofeu pegado a la banda derecha para desbordar y tener profundidad. Una gran virtud de los hispanos fue gestionar el acoso portugués con compostura para buscar las opciones de victoria posteriormente. El juego mejoró mucho cuando los centrocampistas más creativos apoyaban la salida y se hilvanaban jugadas más largas.

El marcador lo abrió Saúl Ñíguez, que sigue de dulce de cara a portería. Hizo un eslalon en el que dribló a cuatro rivales para finalizar con un chut que, tras desvío de un defensa, batió a Varela (0-1, min 21). España ganó confianza y el juego de toque se acentuó, de manera que los nuestros dominaron el partido hasta el descanso teniendo más tiempo el balón en la medular y con la opción de continuar las jugadas con los avances de los carrileros.

Tras el descanso Portugal volvió a arrear y España lo pasó mal. Nuestro rival seguía haciendo uso del rigor táctico y la potencia física para alcanzar el área y La Roja empezó a manejar los contragolpes como recurso para ampliar la ventaja. En la marea de centros y córners que sacó Portugal arrancó Deulofeu por la banda derecha hasta meter un pase bajo al desmarque de Sandro, que llegando entre los centrales no perdonó al primer palo (0-2, min 65). Rui Jorge tuvo que moverse metiendo a Bruma y Paciencia por R. Sanches y Podence. El ex de la Real Sociedad enganchó una volea bellísima al borde del área tras rechace de Bellerín que acortó distancias (1-2, min 77). España perseveró en retener la pelota y esperar al descabello al contraataque con hombres como D. Suárez e I. Williams (sustitutos de Sandro y Deulofeu) y apuntalando el centro con Merino por un agotado Asensio. Con Portugal volcada a por el empate, delantero vasco recogió un balón en el centro del campo, se la puso en largo, se fue de Semedo y fusiló a Varela para dejar todo resuelto a falta de un minuto de descuento (1-3, min 93).

España se coloca entre las cuatro mejores selecciones de la categoría y Celades podrá rotar jugadores en el último partido del grupo. Sólo queda un paso para disputar una nueva final.

[feather_share]

Comparte este artículo