La Selección tiene más gol con un delantero asociativo

En la última y más fructífera etapa de la selección española, el ataque se ha enfocado con diferentes tipo de delanteros. Con la evolución del fútbol es menos frecuente ver atacantes puramente rematadores o desconectados del juego pero, lógicamente, cada jugador tiene sus virtudes. En el combinado nacional también hemos disfrutado de puntas de características variadas y tras ver lo ocurrido ante Argentina, hemos revisado las últimas convocatorias para torneos oficiales. La sensación es que nos va mejor tener un hombre arriba que se asocie con los centrocampistas ofensivos, dándoles tanto opciones de pase al hueco como desplazamientos a banda para llegadas por el centro de la segunda línea. Cuando España tiene el balón, cosa que suele procurarse con el estilo actual, hay posibilidades de encontrar remate si se sorprende a los defensas. La pelota se mueve por la frontal para forzar a la zaga rival a salir de posición y entonces aprovechar el hueco con los delanteros, un centrocampista en carrera o las subidas de los laterales.

Contra Argentina Diego Costa hizo un gran partido, forcejeando con los aguerridos centrales y rematando a la mínima ocasión. Marcó un buen gol arriesgando el físico contra Romero y todo apunta a que estará en la lista definitiva. Su olfato, entrega y puntería acreditan su fiabilidad. En el segundo periodo entró Iago Aspas, de estilo opuesto. Un delantero que busca participar en las jugadas desde su creación, que se para y levanta la cabeza para hacer pases atrás y que intercambia puestos con los interiores cuando se acerca a la puerta contraria. Aunque no es una evidencia científica, la irrupción de Aspas en el choque acabó de destrozar a Argentina y propició la goleada al marcar un tanto y dar dos asistencias.

Repasemos los delanteros que participaron en las últimas citas internacionales de La Roja: Euro 2008 (Austria y Suiza): Fernando Torres, David Villa, Sergio García y Dani Güiza; Mundial 2010 (Sudáfrica): D. Villa, F. Torres, Fernando Llorente y Pedro Rodríguez; Eurocopa 2012 (Polonia y Ucrania): Pedro, F. Torres, Álvaro Negredo y F. Llorente; Mundial 2014 (Brasil): F. Torres, Villa, Diego Costa y Pedro; Eurocopa 2016 (Francia): Pedro, Aritz Aduriz, Nolito y Álvaro Morata. Las mejores actuaciones de los delanteros españoles ha sido casi siempre con hombres polivalentes por la línea de ataque, rápidos y con tanta capacidad de pase como de remate. Desde luego, los más destacados han sido Villa y F. Torres por su titularidad y brillantez en la Eurocopa 2008 y el Mundial 2010. El papel de Negredo, Llorente, Güiza o Aduriz ha sido menos importante en estos campeonatos aunque ojo, un delantero fuerte como F. Llorente fue clave para derrotar a Portugal en 2010 de camino a la final, fijando a los centrales y siendo una referencia en el área. Diego Costa, a priori el favorito de Lopetegui, es algo intermedio entre los dos tipos: fuerte y decidido, pero móvil y rápido. Quizá el peor dato para apostar por la titularidad del atlético no sea su juego, sino la baja cifra de dianas lograda con la elástica internacional.

Nadie dice que se trate de futbolistas de menos calidad o compromiso. De hecho, tener este tipo de jugador es esencial en una convocatoria para enfrentarse a rivales donde la circulación del balón está comprometida, cuando hay que recurrir a los centros altos o si se usan dos delanteros. Pero sí parece que como idea inicial es preferible partir con un titular del otro perfil, dado que suele ser más rentable para abrir brechas defensivas con el juego de la selección a base de toque y que requiere entrar más en contacto con el esférico antes de la finalización. Este perfil y su acierto goleador es el que ha hecho que, ahora mismo. Rodrigo juegue y marque con España igual que lo está haciendo en Valencia.

En cualquier caso, estamos seguros de que la convocatoria para Rusia incorporará varias alternativas en todas las demarcaciones y que el técnico recurrirá a aquellos futbolistas que esté en mejor forma, tratando de optimizar el rendimiento según el rival a batir. Con el elenco de delanteros de calidad disponibles para la Selección, cualquiera que juegue será garantía de peligro para el contrario.

[feather_share]

Comparte este artículo