Las Palmas se queda en el pozo y el Villarreal progresa (4-0)

Villarreal: Barbosa; Mario-V. Ruiz-Álvaro-J. Costa; S. Castillejo-Fornals-Rodrigo-Trigueros; Bacca-Bakambu.

Las Palmas: Chichizola; Míchel-X. Navarro-Bigas-D. Castellano; Lemos-Vitolo-V. Gómez-J. Viera-Oussama; Calleri.

  • Las claves
    • Diferencia en la claridad de los remates de los delanteros
    • Las Palmas se fue desintegrando con el paso de los minutos
    • El desenlace no dependió de un desequilibrio táctico, sino del mejor fútbol de los interiores y los delanteros villarealenses

José Calleja ha encadenado la tercera victoria consecutiva de un equipo que lentamente va recuperando la fe en sí mismo, hoy a expensas de un rival con muy malas sensaciones. El técnico local formó con un 4-4-2 con dos delanteros natos, algo infrecuente en el fútbol actual -quizá para explotar intencionadamente la endeblez defensiva visitante- y Trigueros pegado a banda izquierda. La amplitud la completaban Mario y Jaume Costa, muy profundos para acompañar los ataques.

Pako Ayestarán todavía no ha dado la vuelta al rumbo de los isleños, pese a fortificar el centro del campo con Lemos por delante de los centrales en un 4-1-4-1 más sobrio. Sin embargo, la seguridad defensiva sigue siendo escasa contra ataques estáticos, mientras que en labores ofensivas destacó otra vez Viera, prácticamente asistido sólo por Remy. Calleri estuvo peleón, pero no tuvo ocasiones claras. El capitán se ofreción, fue vertical y buscó dar el último pase, pero no encontró frutos.

Villarreal Las Palmas 22-10-17 01

El Villarreal no dejó a Las Palmas oler la pelota en los primeros diez minutos, apabullando a un rival achicado y timorato cuya único consuelo fue no encajar en los compases iniciales. A partir de ahí los grancanarios crecieron con el balón y J. Viera empezó a dejar destellos de calidad y visión. Oussama se lesionó y entró Remy, que cambió de banda con Vitolo, y el francés dio cierto brío desde el costado, aunque pecó de egoísta en algunos acercamientos por chutar en vez de pasar cuando llevaba ventaja. Los visitantes pisaron área, pero no encontraron tiro claro. El propio Viera buscó un gol de listo en un saque directo de una falta lejana que despejó Barbosa. El Villarreal tuvo un par de contraataques peligrosos que evitaron los centrales. Quedaba claro que los dos delanteros locales estaban más que atentos al mínimo resquicio arriba.

Los castellonenses tenían tres hombres interiores porque Trigueros es más pasador que regateador y el Villarreal estuvo más ordenado para cortar el juego de pase rival. Tras el descanso, la solidez del Submarino fue muy evidente. Las Palmas se desdibujaba por momentos y el primer golpe lo dio Bakambu en carrera tras recibir de Castillejo. Regate hacia fuera frente a Bigas y trallazo alto a la red (1-0, min 48). Se vio a los visitantes perder la concentración de golpe y el Villarreal se hizo con el partido. Ello, gracias a un centro del campo con ideas claras y calidad para meter pases verticales a los delanteros, cuyos desmarques superaron claramente a la defensa. Jugando en campo contrario invariablemente, un saque de banda dio opción de disparo con la zurda a Mario, tras ejecutar él mismo el saque, batiendo de nuevo a Chichizola (2-0, min 65). Las Palmas caía en picado y en la siguiente jugada otro pase de la muerte desde la derecha lo mandó a propia puerta X. Navarro (3-0, min 68).

Aquí se acabó todo. El Villarreal sabía que podía jugar cómodo y así lo hizo, más si cabe con las licencias que se tomó Las Palmas para buscar un tanto honroso que nunca llegó y puso más de manifiesta la impotencia realizadora de la UD. A sus espaldas corrieron los locales, sabedores de que disponían de un colchón amplio para pasarlo bien sin comprometer los tres puntos. Hasta los recién incorporados saborearon el gol, con un postrero gol en el descuento que Cheryshev dio a Sansone en boca de gol (4-0, min 93). El descabello se había consumado.

El Villarreal queda en la zona media de la tabla y visitará el Metropolitano el próximo fin de semana en un partido prometedor de La Liga, mientras que Las Palmas sigue con la preocupante dinámica del final de temporada pasado a lo que se añade el desgaste de su próximo debut en Copa, el jueves contra el Deportivo de La Coruña.

[feather_share]

Comparte este artículo