Los centrocampistas ofensivos de la Real, lo mejor del debut donostiarra

La Real Sociedad ha empezado la liga empatando en Mestalla, un feudo complicado, en un partido que iba perdiendo con un gol de Gameiro que no fue capaz de sentenciar al fallar un penalti con 1-0. Se notó que es sólo el primer partido oficial en cuanto al tono físico de los jugadores y hubo algunas dudas en el bloque bajo, pero el partido donostiarra en ataque fue bastante bueno. Fundamentalmente por el papel de tres jugadores que tienen pinta de que van a ser vitales en el devenir del club esta temporada: Odegaard, Januzaj y Oyarzábal.

Martin Odegaard está en la disciplina del R. Madrid desde 2014, donde llegó con sólo 16 años y unas expectativas altísimas, pese a que la promesa nórdica pasó dos temporadas y media en el filial madridista. Para continuar su formación, jugó tres temporadas en Holanda, dos en el Herenveen y una en el Vitesse, donde pudo seguir evolucionando. Ahora, con 20 años, debe ir pensando en dar el salto al máximo nivel competitivo y se ha quedado en nuestra liga, una de las mejores del mundo, y en un equipo con aspiraciones ofensivas y gusto por el fútbol ofensivo. De ser un futbolista rápido y habilidoso que pensaba sólo en ir hacia delante, el noruego ha demostrado haberse adaptado a labores menos precipitadas, participando en la creación como centrocampista. Ayer tocó con calidad y desarrolló las tareas propias de un interior, pero también demostró que sabe conducir en velocidad y buscar el último pase, algo que siempre se le ha dado extremadamente bien. Jugará mucho este año.

Adnan Januzaj lleva tres años en San Sebastián tras aterrizar desde la Premier inglesa, aunque quizás se esperaba que un hombre de su talento fuera más desequilibrante en el equipo. Ha pasado de ser un extremo vertical que siempre buscaba encarar a ser un centrocampista derecho compensado que tanto busca el duelo individual como desmarcarse para recibir en línea de fondo y centrar al área. Además, ha perfeccionado su trabajo defensivo y no es frecuente ver huecos a su espalda cuando la acción ofensiva termina. Contra el Valencia usó su habilidad con cabeza fría, eligiendo entre las opciones de cada jugada para crear más peligro. Hizo un buen partido el belga en Mestalla y esto debe ser ilusionante, puesto que si da lo mejor de sí, será un activo valioso para los donostiarras.

Míkel Oyarzábal es casi un veterano con 22 años, pues lleva 5 temporadas como componente de la primera plantilla jugándolo prácticamente todo y marcando muchos goles. Su proyección es tremenda, dada la responsabilidad que ha asumido en su club con total naturalidad y su mejora en las categorías inferiores de la selección, donde acaba de proclamarse campeón de Europa Sub21 en Italia hace dos meses. Es un jugador rapidísimo, con desborde y buenos centros, pero también sabe rematar a gol con definición (a día de hoy lleva 39 goles oficiales con la Real) y da unas asistencias de mucha categoría (en total 23). Sus características físicas unidas a su versatilidad y a su liderazgo lo han convertido en una de las estrellas de la liga y este curso tiene buenos socios para llegar muy lejos.

La Real Sociedad luchará por meterse en competición europea esta temporada y, a falta de generar los automatismos necesarios y de fortalecer defensivamente la escuadra, ya cuenta con tres jugadores que, por detrás del delantero centro, serán el principal recurso para marcar goles. Tres centrocampistas versátiles para jugar en banda o en la mediapunta, con buen disparo y mejor capacidad de pase que no hay que perderse cuando juegue la Real Sociedad.

Fotos: laliga.com / valenciacf.com / realsociedad.eus

Comparte este artículo