¿Por qué solución optará el R. Madrid tras la marcha de CR7?

El notición del verano es el fichaje de C. Ronaldo por la Juventus después de nueve años como ídolo blanco. En este periodo exitoso ha ganado multitud de trofeos colectivos e individuales, se ha alzado como histórico dentro del elenco de jugadores ilustres madridistas y ha tenido tiras y afloja con directiva y entrenadores. El carácter del luso es muy fuerte, para lo bueno y para lo malo, y finalmente las partes han decidido cristalizar un traspaso que ha sorprendido a muchos aficionados.

Cristiano se va a un grande del fútbol europeo que no pasa por un momento tan dulce en Europa como la entidad madrileña (aunque se ha adjudicado 7 scudettos y 4 copas de Italia consecutivas) donde será la estrella indiscutible. Queda por ver cuántos años logrará mantener su nivel altísimo de rendimiento (esperemos que todavía muchos), si hace que la escuadra turinesa llegue más lejos en Champions y si sus actuaciones tienen la misma trascendencia mediática y para otorgarle otro Balón de Oro.

Al R. Madrid también le queda trabajo por delante. La reconstrucción de la plantilla sin su jugador franquicia requiere un gran esfuerzo económico y de remodelación de estilo de juego, donde el peso de ganar se repartirá entre los otros grandes jugadores que ya son parte del conjunto blanco y que seguro llegarán en el mercado veraniego. Éstas son las opciones que pueden manejar en Chamartín para suplir la posición de centrocampista ofensivo, extremo o delantero.

Fichar otra megaestrella

Es la alternativa más sencilla conceptualmente, pero es muy complicado contratar a un futbolista que dentro del terreno de juego dé tanto como hacía el portugués. Hacer un cambio hombre por hombre en este caso significa fichar a un astro de los que ocupan portadas, marcan diferencias en partidos igualados, asumen responsabilidades y, sobre todo, son capaces de anotar muchísimos goles.

Tantas condiciones las cumplen muy pocos futbolistas. De hecho, con todas esas virtudes las reúne quizás sólo Leo Messi. El resto de estrellas del panorama balompédico no han podido con tanto a la vez. Neymar es un regateador brillante con un desborde tremendo y un porvenir prometedor, pero no ha tenido que encabezar a un equipo de nivel como único referente con todo lo que eso conlleva ni es tan goleador (26 goles en 27 partidos). Griezmann es magnífico como referente arriba tanto finalizando como participando en el ataque, no escatima esfuerzos defensivos y ha conseguido ser peligroso pese a los marcajes férreos de los rivales, pero tampoco se acerca en cuanto a cifras realizadoras (29 tantos en 49 choques).

Probablemente en lo que casi nadie iguale a CR7 es en goles. Pero también tiene pinta de que pasarán décadas hasta que otro delantero marque con esa asiduidad temporada tras temporada.

Traer a varios jugadores

Podría ser que fueran no uno, sino dos o tres, los jugadores fichados para rehacer el nuevo proyecto de Florentino Pérez y Julen Lopetegui. Lo más lógico sería contratar futbolistas en varias demarcaciones que sean complementarios: extremo, segundo delantero, mediapunta ofensivo o delantero centro.

Nos vamos a permitir (y es sólo una opinión subjetiva) nombrar aquí algunos futbolistas que pensamos están un pasito por debajo del nivel de los citados arriba. Eden Hazard lleva varias campañas siendo de los mejores en la Premier y en este Mundial ha lucido con clase y honra los galones de capitán de Bélgica. A su calidad como extremo explosivo y vertical ha unido una visión e inteligencia para adaptarse al ritmo de los partidos que lo han hecho ser mejor. Podría ocupar la banda zurda, posición que fue en los inicios la predilecta de CR7.

Harry Kane es el delantero de moda en Inglaterra por sus números realizadores en liga (37 goles en 44 partidos) y su protagonismo en la selección. No es sólo un tipo alto y rematador que baja bien los balones altos, también sabe marcar el ritmo de las contras como canalizador de las mismas y aparecer en el área para rematar. Como la posición de punta es de las más demandadas en el R. Madrid actualmente, podría interesar su contratación.

Romelu Lukaku ha confirmado esta campaña las perspectivas insinuadas cuando despuntó en el Everton con la camiseta del M. United. Titular indiscutible con Mourinho y con buenos datos de cara a portería (22 dianas en 43 encuentros) también es fijo para Roberto Martínez con la selección belga. Está en plenitud física, es fuerte y rápido y ha dejado varias perlas terminando ataques con calidad y acierto. No sería desdeñable pensar en su fichaje.

Kylian Mbappé es el más joven de este grupo, el jugador en alza que fichó el PSG adelantándose a otros grandes clubes y uno de los más importantes jugadores de la finalista Francia. Ha destacado su velocidad arrancando desde la derecha y su regate en carrera, así como su capacidad para abrir huecos y recibir o asistir en el área. Este curso ha logrado 17 goles en 35 partidos y parece estar en las quinielas como apetecible para los merengues.

Como muy poco probable nos imaginamos el recuperar a delanteros vendidos el año pasado como Mariano y Morata, que tienen buen cartel pero decidieron irse para jugar más. No tener por delante a C. Ronaldo facilita que el entrenador pueda contar con ellos, pero un retorno tan prematuro se antoja poco factible. Uno que podría tener algo más de ventaja es James Rodríguez, que ha cuajado un buen curso en el Bayern y a quien se le ha visto involucrado con Colombia en Rusia. Se ha publicado que quiere volver y que en los despachos no ven nada mal esta opción, así que quizá para James sea el momento de afianzarse en el R. Madrid para ver hasta dónde puede llegar como uno de los pilares.

Dar galones a los que ya están

Una solución menos costosa es hacer subir al escenario principal a futbolistas que ya forman parte del equipo blanco. Enseguida se nos ocurre Gareth Bale porque el propio club lo ha postulado como la estrella del presente y el futuro y el galés ha firmado algunos encuentros memorables, como su sprint letal de la final de Copa contra el Barcelona o su golazo de chilena en la final de la Champions contra el Liverpool. El problema es el tiempo de baja por lesiones musculares que ha acumulado desde que arribó a la capital. Con tanta irregularidad ha sido imposible que Bale se consagre como estrella rutilante, aunque mimbres ha demostrado que tiene de sobra.

Isco ha contado bastante hasta ahora, pero ha habido épocas en las que su participación se ha interrumpido por decisiones técnicas, acumulación de partidos o la necesidad casi obligatoria de poner la BBC como titular. El andaluz es uno de los valores del fútbol español y líder futbolístico de la selección y podría ser quien recibiera más minutos tras la marcha de CR7.

Algo parecido ocurre con Marco Asensio, un revulsivo estelar con una zurda de oro que ha endulzado muchas tardes a la parroquia madridista con jugadas memorables y disparos geniales. Sin embargo, ha dejado mucho que desear su papel en Rusia, pero parece influido por la dinámica general del grupo, que no ha sido nada buena. En el club sí que ha hecho una muy buena temporada. El mallorquín puede ser otro receptor de más minutos en la próxima temporada.

Apostar por alguna promesa

Es lo más arriesgado porque obligar a un recién llegado a ser esencial para el R. Madrid en su primera temporada es impensable. No es que descartemos que alguno o todos ellos mejoren la plantilla, pero que sea quien lleve la voz cantante de las ofensivas merengues parece ilícito.

En este ramillete se han captado jugadores ilusionantes como Raúl de Tomás, Vinicius y Odegaard, pero primero habrá que verificar si Lopetegui los mantiene en el primer equipo o si decide cederlos para que continúen su progresión. Estas decisiones seguramente dependerán de los entrenamientos de pretemporada en los que el preparador blanco vea de primera mano las evoluciones de los fichados.

No sabemos qué hará el R. Madrid ni lo difícil que estará el mercado para sacar a los cracks de los otros clubes, pero seguro que no empieza la próxima campaña sin que tengamos fichajes importantes para tapar el agujero que ha quedado con la despedida de C. Ronaldo.

[feather_share]

Comparte este artículo