Previa ligas europeas 2018-19: Premier League rusa

Este fin de semana comienza la temporada en el fútbol ruso con el efecto impulsor del gran papel realizado por los de Cherchesov en su Mundial. Arranca este viernes en Nizhny Novgorod con la Supercopa en Lokomotiv y CSKA y continuará durante el fin de semana hasta el martes con la jornada inaugural de la liga.

El título ha ido paseando por la capital en el último trienio. En 2016 se quedó en casa del CSKA para ir al año siguiente a la del Spartak y, sorprendentemente, se quedó la temporada pasada en la del Lokomotiv. Los principales interrogantes serán ver si el Zenit logrará recuperar el título para San Petersburgo y si el Krasnodar da el salto definitivo y se meterá en Champions o, quien sabe, ser el nuevo campeón.

Los equipos, lógicamente, están sumergidos en el mercado de fichajes y puliendo sus plantillas. De aquí al cierre de mercado puede haber muchas sorpresas.

LOKOMOTIV MOSCÚ

Los de Yuri Semin afrontarán una temporada exigente, no sólo por ser el defensor del título sino porque deben afrontar el reto de la Champions. La plantilla se presume algo corta aunque no han habido bajas significativas salvo la del central serbio Pejcinovic.

El nigeriano Idowu ha llegado para reforzar el lateral izquierdo. Krychowiak tratará de relanzar su carrera dotando de presencia a la medular, mientras Éder, autor del gol del título, se queda en propiedad. La mejor noticia para los ferroviarios es el mantenimiento del bloque con el añadido de Corluka, quien ya parece recuperado del todo tras casi dos temporadas de calvario con las lesiones.

XI tipo: Guilherme – Ignatyev, Kverkvelia, Corluka, Idowu – I. Denisov, Krychowiak – Al. Miranchuk, An. Miranchuk, Manuel Fernandes – Farfán.

CSKA MOSCÚ

Fin de una época en el equipo del Ejército. Los Berezutski decidieron seguir los pasos de Ignashevich y colgar los botas. Década y media de la historia del club se va con ellos. Quizá por eso se ha renovado el contrato de Viktor Goncharenko quien tendrá que buscar la fórmula para rellenar el socavón de la zaga.

El mundialista islandés Magnusson y los jóvenes Becao y Chernov serán los encargados de suplir esas ausencias mientras Vasin se recupera. En la media se han marchado el israelí Natkho y el sueco Wernbloom, a quien Goncharenko usaba como una navaja suiza y que ha retornado a su país por motivos personales. Musa regresa al Leicester dejando al equipo sin su único punta de nivel.

Ese es el gran lunar del CSKA, su falta de pegada. Para agravar la situación, cada vez son más insistentes los rumores sobre el regreso de Vitinho a Brasil. Con ese traspaso podrían fichar un buen reemplazo para la punta y algún centrocampista ante la previsible marcha de Golovin. Kuchayev y Dzagoev cuentan ahora como compañeros de línea con un grupo de medios jóvenes e inexepertos. El CSKA deberá moverse en el mercado para ser competitivo en Rusia y en Europa.

XI tipo: Akinfeev – Mario Fernandes, Vasin, Magnusson, Shchennikov – Khosonov, Kuchayev, Dzagoev – Vitinho, Chalov y Olanare.

SPARTAK MOSCÚ

Al campeón de 2017 le pasó factura el reto de la Champions y cuando los de Massimo Carrera quisieron reengancharse al título de Liga ya era tarde. El primer reto de esta temporada será la previa de Champions donde le esperará PAOK o Basilea, duelo exigente en cualquier caso.

No se ha movido mucho el Spartak en el mercado. Refuerzos de cierta entidad solo dos hasta el momento. El central francés Gigot, procedente del Gante y el joven Tashayev, quien ha llegado del Dinamo Moscú para reforzar la banda zurda. Esta temporada deben dejar atrás la irregularidad, el año pasado fueron capaces de hacerle una manita al Sevilla para después llevarse siete en Anfield.

XI tipo: Rebrov – Eschenko, Gigot, Dzhikiya, Kombarov – Fernando, Glushakov – Samedov, Hanni, Promes – Luiz Adriano.

KRASNODAR

El magnate de los supermercados Sergei Galitsky quiere que su creación deje de ser la eterna amenaza y pase a instalarse en el top 3 de la PL rusa y llegar a Champions. El interino Musayev sigue en el banquillo. Sorprende, no por sus números, que fueron buenos, sino porque se esperaba que Galitsky fichase a un técnico contrastrado.

En la plantilla la gran baja es la de Granqvist, quien tras destacar en el Mundial ha decidido regresar a Suecia. Su hueco lo tratará de cubrir el serbio Spajic, procedente del Anderlecht. Stotsky llega desde la medular del Ufa y un clásico de esta liga, Ari, aterriza para ser la alternativa a la estrella Smolov. Sin duda el fichaje estrella es el de Christian Cueva. El peruano brilló en el Mundial y cambia Brasil por Rusia. Galitsky espera que Cueva sea el hombre que dé el salto de calidad al equipo.

XI tipo: Sinitsyn – Shishkin, Martynovich, Spajic, Ramírez – Gazinsky, Kaboré – Claesson, Pereyra, Cueva – Smolov.

ZENIT

El conjunto de San Petersburgo es la prueba de que el dinero no asegura el éxito en el fútbol. Siendo con diferencia el club más poderoso económicamente de Rusia, han visto como los tres últimos años el título ha viajado a Moscú. La errática política deportiva del club provoca circunstancias como que este verano han llegado de regreso tras cesión una docena de jugadores.

El nuevo míster, Sergei Semak, deberá separar grano de paja. Dzyuba ha vuelto para quedarse tras ser uno de los héroes nacionales este verano y a Neto y Novoseltsev puedo favorecerles el regreso de Criscito al Genoa, pero el resto tendrán difícil quedarse aunque también será complicados colocarlos por su alta ficha (Hernani, Mak, Noboa, etc.).

La base argentina fichada el verano argentina continuará salvo sorpresa y se apoyarán en los nacionales Smolnikov, Yerokhin o el mencionado Dzyuba mientras esperan el alta médica de Kokorin.

XI tipo: Lunev – Smolnikov, Ivanovic, Mammana, Zhirkov – Yerokhin, Paredes, Kranevitter, Shatov – Driussi y Dzyuba.

Del resto de equipos veremos si el Ufa pondrá superar su demantelamiento; si el Dinamo Moscú da un paso adelante con la llegada de Joaozinho y el retorno tras lesión del goleador Panchenko; si Kurban Berdyev logra tomarle el pulso a su segunda etapa en el Rubin Kazan con la dupla atacante Azmoun-Poloz o si el Rostov vuelve a colarse en la élite de la mano de Karpin.

El resto de equipos deberán luchar por mantener la categoría. Quizá de ellos el Akhmat Grozny y el Arsenal Tula son los que tienen más números para vivir tranquilos pero el Anzhi y el Ural así como los ascendidos Krylia Samara, Orenburg y Yenisey jugarán su propia liga para no caer en la FNL.

[feather_share]

Comparte este artículo