Un buen Athletic sucumbe en Barcelona con total dignidad (3-1)

Barcelona: Ter Stegen; Alves-Piqué-Mascherano-Mathieu; Mascherano-Rakitic-S. Roberto; Neymar-L. Suárez-Messi.
Athletic: Herrerín; Lekue-Bóveda-Laporte-Balenciaga; Williams-M. Rico-San José-Susaeta; Eraso-Aduriz.

El Athletic hizo un primer tiempo primoroso esta noche en el Camp Nou. Valverde utilizó un 4-4-2 en el que no se reservó nada, y su equipo salió valiente y dio un gran espectáculo futbolísitico. Los vascos ejercían una presión muy arriba para forzar a Ter Stegen y Vermaelen a jugar con los pies en pases comprometidos o en largo, lo cual generaba balones divididos que por lo general era para los leones. Atrás el mayor peso caía sobre Piqué, el más cualificado para jugar el balón en corto o largo. También el canterano fue el defensa más acertado del equipo, ya que Vermaelen volvió a firmar una actuación gris y los laterales fueron superados por los rivales en muchas ocasiones.

El Athletic cerraba mucho el centro para bloquear el juego local, lo que hizo desaparecer a Mascherano y forzaba a los interiores a tener que abrirse a los costados para conectar, lo que les restaba mucha verticalidad. Incluso Messi bajaba para entrar en juego, pero tan atrás no creaba peligro. Los guipozcoanos ganaban el cuero muy arriba, lo que les permitía encarar a la última línea blaulgrana sin esfuerzo y jugar en pocos pases. El peso ofensivo predominante fue por las bandas, con un buen Balenciaga y un excelente Williams. Lo de Aduriz fue espectacular: ganó todos los balones aéreos, retenía el esférico de espaldas y, para colmo, dio un pase magistral a Williams para abrir el marcador (0-1, min 12). El extremo se adelantó a Mathieu y superó en carrera al portero, rematando a puerta vacía.

El empuje bilbaíno continuaba, pero no se transformó en más goles. El Barcelona no podía jugar porque sus centrocampistas jugaban presionados y de espaldas en su tradicional 4-3-3, pero encontró una vía de escape en Neymar, que se pegaba a la cal para tener espacio y demostró seguir muy en forma. En los últimos diez minutos de la primera mitad el brasileño desbordó por velocidad, dribbling y calidad y forzó una falta cerca de la frontal.

En el segundo tiempo el Barça se sacudió la presión y el Athletic acusó el desgaste, con lo que los locales tenías más tiempo para pensar y la capacidad técnica empezó a aflorar, además de que Neymar seguía inconmensurable y Messi empezó a aparecer con mucha verticalidad por el área visitante. Sergi Roberto vio una carrera de Messi por el carril del 10, metió un gran pase alto y el argentino la puso rasa para que L. Suárez la cruzara en el segundo palo (1-1, min 53). Aquí  ya era evidente que el Barcelona llevaba la manija del choque y que los bilbaínos iban a pasarlo mal. Valverde metió a Merino y Beñat por M. Rico y Susaeta, pero no pudieron cambiar el rumbo del encuentro. Por su parte, Luis Enrique consolidó su equipo sacando a Vermaelen por Busquets, que pasó al pivote para retrasar a Mascherano.

El Barcelona llegaba constantemente y Herrerín hizo buenas paradas, pero en la continuación de un córner, quizá precedido por falta de L. Suárez, éste sirvió a Piqué para hacer el segundo (2-1, min 81). A pesar de todo, el Athletic siguió intentándolo a expensas de romper el equipo por el centro buscando el empate, y los locales tuvieron buenas oportunidades para ampliar su cuenta. En el enésimo acercamiento barcelonista, Neymar logró su gol tras meterse en el área y fusilar con la izquierda a Herrrerín (3-1, min 91).

El Barcelona pasa de ronda y tiene el camino un poquito más libre para ganar otra Copa del Rey, por calidad y porque el Atlético ha sido eliminado en casa por el Celta, lo que elimina al rival a priori más duro que quedaba en el cuadro.  El Athletic sale del Camp Nou con la cabeza alta y un resultado engañoso por su dominio en el primer tiempo.

Barça Athetic 27-01

Comparte este artículo