Una Gales convencida supera la endeblez defensiva de Bélgica para llegar a semifinales (3-1)

Gales: Hennessey; Chester-Williams-Davies; Allen-Ledley; Gunter-Ramsey-Taylor; Bale-Robson Kanu.

Bélgica: Courtois; Meunier-Alderweireld-Denayer-Lukaku; Witsel-Nainggolan; Carrasco-De Bruyne-Hazard; Lukaku.

Qué bonito partido nos brindaron estas dos selecciones en la noche de hoy. La Gales de Chris Coleman volvió a salir con toda la ilusión y la seriedad de un equipo que sabe bien lo que quiere y no tiene miedo de arriesgarse a conseguirlo. Con tres centrales y dos carrileros muy largos, el equipo pasaba de un 3-2-3-2 en ataque al 5-3-2 defensivo. Allen y Ledley volvieron a ser el eje sobre el que giró el conjunto galés, quedando ambos por delante de la defensa cuando sus compañeros más ofensivos iban al ataque y jugando el esférico cuando Gales salía desde atrás.

Marc Vilmots presentó un once de lujo a tenor de los nombres de sus jugadores, con un 4-2-3-1 con una defensa de circunstancias por las lesiones de Vertonghen, Kompany y Vermaelen y una línea mágica de tres estilistas formada por Hazard, De Bruyne y Carrasco. Los belgas salieron mejor y la capacidad combinativa de sus delanteros dio alas a los flamencos. Enseguida se presentaron ocasiones, con De Bruyne coordinando el frente de ataque y Carrasco brillante con su velocidad por banda derecha. Las posibilidades de pase con tantos jugadores de calidad era enorme y éstos hallaban huecos en la defensa galesa. Antes del cuarto de hora Bélgica ya se había adelantado, gracias a un potente disparo desde fuera del área de Nainggolan que entró cerca del larguero (0-1, min 13).

Gales Belgica 01-07-16 02

Pero Gales tenía otros planes y sin prisa pero sin pausa colonizó el campo belga, tratando de conservar el balón en avances lentos pero seguros que fueron dando fruto a medio plazo. El sistema defensivo de Bélgica era muy endeble, sin presión a los centrocampistas galeses, y éstos empezaron a aparecer para abrir el juego a las bandas. Gareth Bale bajó mucho para participar en la creación y contribuyó a dar opciones a sus compañeros. Aaron Ramsey fue tomando la iniciativa y se convirtió en el cerebro en el enganche que su escuadra necesitaba. Robson Kanu destacó en el juego de choque contra los zagueros belgas y dio la impresión de que podía ser importante en el choque. En una jugada elaborada que terminó por la derecha, Taylor remató en el área pequeña y Courtois salvó milagrosamente a los suyos gracias a sus reflejos. Gales también sabe jugar en velocidad y en las acciones de Bélgica en las que recuperaban el cuero atrás, los galeses salían a toda prisa para aprovechar una de sus mejores herramientas.

En el juego aéreo Gales era el dominador y en los córners la defensa de Vilmots se veía superada permanentemente. Fue precisamente en un saque de esquina donde Williams cabeceó sin marca el empate (1-1, min 31). El propio capitán galés estuvo a punto de hacer el segundo en una acción calcada a la del gol, pero la pelota se marchó desviada por poco. Los dioses favorecían a Gales, que se fue al vestuario con los mismos tantos pero mucho más optimismo. Los escasos acercamientos belgas según pasaron los minutos se fueron reduciendo a algún tiro de larga distancia que se marchó muy alejado de la meta rival.

Foto_externa Bale 03

Volvió a empezar mejor Bélgica, gracias a que Hazard decidió ser la estrella ofensiva de su equipo, había cuenta de que el ajuste táctico de su entrenador fue sentar a Carrasco (incomprensiblemente) para meter a Fellaini y adelantar a Nainggolan a la posición de enganche. En un fútbol más rápido los belgas se acercaron mucho a la portería de Hennessey y fue Hazard quien más se dejó ver frente al arco, especialmente con un disparo de rosca desde la izquierda que no cogió el efecto suficiente para caer entre los tres palos. Fellaini hizo lo que sabe hacer: acompañar los ataques y aportar contundencia al juego aéreo, pero en la construcción del juego no fue fundamental.

Gales Belgica 01-07-16 02

En éstas, Bale recibió el cuero en su propio campo y metió un pase alto y profundo a la carrera de Ramsey, que controló en el área y cedió para Robson Kanu. El delantero hizo la acción individual del partido, regateando con un gesto a tres defensas belgas y batiendo a Courtois con la izquierda (2-1, min 55). El zarpazo fue tremendo para Bélgica, que reaccionó dando entrada a Mertens por Jordan Lukaku, el lateral izquierdo, y finalmente también a su hermano Romelu por Batshuayi como delantero centro. Al menos los belgas demostraron pundonor yendo hacia arriba para buscar en Hazard y De Bruyne la fantasía y en los córners alguna opción, pero Gales se esforzó más en defensa y no dejaba facilidades para acercarse a Hennessey.

Foto_externa Gales 03

Cuando Bélgica se lanzaba a degüello para apurar sus últimas opciones, una contra de dos hombres llevada por Gunter por la derecha sirvió para que Vokes, que había sustituido a Robson Kanu, cabeceara a las mallas la sentencia de Bélgica (3-1).

Foto_externa Gales 02

Con un nuevo éxito Gales se planta en la semifinal contra Portugal del próximo miércoles y se convierte en uno de los equipos “simpáticos” del torneo, a falta de ver lo que hace Islandia este domingo ante la anfitriona.

Comparte este artículo